Local

Los británicos reforman el sistema de gastos tras el escándalo

El escándalo por los gastos de los parlamentarios británicos ha obligado a los partidos a acordar una reforma provisional del sistema. Además, la polémica se ha cobrado la cabeza del presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, que presentó ayer su dimisión por las presiones.

el 16 sep 2009 / 03:00 h.

TAGS:

El escándalo por los gastos de los parlamentarios británicos ha obligado a los partidos a acordar una reforma provisional del sistema. Además, la polémica se ha cobrado la cabeza del presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, que presentó ayer su dimisión por las presiones.

Martin, en una comparecencia, informó de los resultados de la reunión que mantuvo con el primer ministro británico, el laborista Gordon Brown, y los jefes de los partidos de la oposición para analizar el régimen de dietas. El Speaker, como se conoce al presidente de la Cámara Baja, señaló que las formaciones acordaron unas reformas "sólidas", entre las que destacan la limitación a 1.250 libras (cerca de 1.415 euros) mensuales para intereses hipotecarios o alquiler de una segunda vivienda por parte de los diputados que viven fuera de Londres.

Martin, diputado del gubernamental Partido Laborista, indicó también que se "endurecerá" la administración del sistema de gastos parlamentarios mediante una prueba de "sensatez" para rechazar aquellas reclamaciones dudosas o sospechosas. Con el fin de lograr una mayor transparencia, los detalles de las dietas de los diputados se publicarán en internet cada tres meses, dijo el todavía Speaker, que recibió una ovación espontánea por parte de diputados laboristas.

Asimismo, los líderes de los partidos apoyaron un documento del primer ministro que aboga por una "reforma fundamental" del sistema mediante la regulación de un órgano independiente. El acuerdo multipartito es de carácter provisional, a la espera del informe que este otoño tiene previsto publicar el Comité de Estándares de la Vida Pública de los Comunes sobre la remodelación del actual régimen de dietas.

Horas antes, Martin se convirtió en el primer Speaker que dimite en más de 300 años, tras las presiones recibidas por el escándalo del abuso de dinero público por parte de los diputados.

Martin anunció que deja el puesto un día después de disculparse en la cámara por su cuestionada gestión del escándalo, aunque una serie de parlamentarios le desafió abiertamente a que abandonara el cargo.

Además, un total de 23 diputados firmaron una moción de censura contra su persona, lo que supone una humillación para un Speaker, que es una figura siempre consensuada entre los partidos. Los detractores de Martin, diputado laborista escocés, le acusan de haber contribuido con sus acciones al desprestigio del Parlamento, mientras sus defensores argumentan que se ha convertido en un chivo expiatorio cuando son muchos los culpables.

El primer ministro británico, el laborista Gordon Brown, quien apoyó al Speaker en semanas anteriores, se limitó en los últimos días a declarar que su futuro era asunto del Parlamento y no del Gobierno. Por su parte, el líder de la oposición conservadora, David Cameron, evitó pedir expresamente la dimisión de Martin, pero reclamó este lunes la celebración de nuevas elecciones para limpiar el Parlamento. El único dirigente de un partido parlamentario en reclamar en público su dimisión por el daño hecho a la Cámara fue el liberal-demócrata Nick Clegg.

La polémica de los abusos la destapó el pasado 8 de mayo el diario conservador The Daily Telegraph, que desde entonces publica diariamente revelaciones sobre gastos y reclamaciones de dinero indebidas de diputados.

  • 1