lunes, 25 marzo 2019
20:56
, última actualización
Local

Los buitres se mudan de San Jerónimo

Cuando acabe el año, los animales y plantas del Centro de Recuperación de Especies de San Jerónimo tendrán que emprender la mudanza hasta Sanlúcar la Mayor. Allí se los lleva Medio Ambiente para buscarles más espacio y mejores instalaciones. En diez días comienza la obra de su nueva casa.

el 15 sep 2009 / 21:42 h.

TAGS:

Cuando acabe el año, los animales y plantas del Centro de Recuperación de Especies de San Jerónimo tendrán que emprender la mudanza hasta Sanlúcar la Mayor. Allí se los lleva Medio Ambiente para buscarles más espacio y mejores instalaciones. En diez días comienza la obra de su nueva casa.

La delegada provincial de la Consejería de Medio Ambiente, Pilar Pérez, ha confirmado que en menos de 10 días comenzará a levantarse la réplica "ampliada, mejorada y perfectamente equipada" del CREA de San Jerónimo, prácticamente el último reducto de competencias autonómicas en materia ambiental que queda en la capital sevillana.

Luego se lo piensa y dice que no, que de réplica nada, que es "algo muchísimo mejor". Y es que ahora los animales heridos, envenenados o atropellados y esos viveros en los que se trata de recuperar plantas casi extinguidas tienen el espacio "muy limitado" y prácticamente han de estudiarse y tratarse en caracolas. "Nos ha hecho un gran servicio, pero ahora toca empezar una vida mejorada", sostiene la delegada.

Los números de la Junta prometen un buen centro en el corredor verde de Sanlúcar la Mayor: una finca de 12.000 metros cuadrados, 1,3 millones de euros de inversión, pajareras "enormes", un laboratorio microbiológico, oficinas "estables" para el personal, accesos sencillos desde carreteras principales... "Poco de eso tenemos ahora, aunque se trabaja con mucha dignidad y empeño en San Jerónimo", puntualiza Pérez. Todo estará ejecutado en menos de un año, así que para diciembre deberá comenzar el traslado.

"Resucitados". El volumen de animales y plantas con el que se trabaja en San Jerónimo obligaba ya a la ampliación. "La familia crece", como dice la delegada. Según Francisco Romero, técnico de la Consejería de Medio Ambiente, a lo largo de todo 2008 se han tratado en este centro 1.377 animales, de los que 49 entraron muertos y no se pudieron recuperar. Sin embargo, la labor de los especialistas está teniendo "un éxito notable", ya que el 60% de los animales que entran en San Jerónimo acaban por sanar y regresan a su hábitat. "Algunos prácticamente son resucitados, tal es el mal estado en el que llegan", añade Romero.

Hay otros ejemplares, unos 200 (3% aproximadamente) que han sido catalogados como irrecuperables pero que siguen vivos, aunque ciegos o con un ala menos; lo que sucede es que no se han curado al 100% y no pueden ser soltados porque entonces sí correrían peligro de muerte. "Aún así siguen siendo útiles, porque los usamos con fines reproductores, para tranquilizar a otros animales que ingresan, para educar a los niños o para enviarlos a un zoo", precisa.

Las aves son las grandes protagonistas en San Jerónimo, pues en el último año acapararon el 67% de los casos -1.192 ejemplares-. Hay muchas que proceden de entornos humanizados, de ciudades, como los vencejos y los aviones, pero también hay buitres, cárabos, aguiluchos cenizos, aves acuáticas...

La mayoría necesitan atención después de haber colisionado contra una valla, un coche, un edificio, por atropellos, por problemas con los tendidos eléctricos o con molinos. Si llega a tiempo la alerta, son atendidos en primeros auxilios, reciben su medicación y pasan una cuarentena de vigilancia. Ése es el ciclo de la vida. "Y eso es lo que haremos, aún mejor, aunque sea lejos de Sevilla", afirma Pérez.

  • 1