miércoles, 24 abril 2019
00:19
, última actualización
Local

Los ‘cachorros’ rebajan la crispación

El secretario general de Juventudes Socialistas y la presidenta de NNGG del PP coincidieron en el debate digital organizado por El Correo en los temas claves. El empleo suscitó el rifirrafe.

el 24 mar 2010 / 21:11 h.

TAGS:

Beatriz Jurado (PP) y Carlos Moya (PSOE), ayer, en el periódico.

Que PSOE y PP no son lo mismo lo sabemos todos, pero escuchando a sus ‘cachorros' las coincidencias entre los dos grandes partidos aumentan y la crispación se rebaja. Carlos Moya, 31 años y secretario general de Juventudes Socialistas, y Beatriz Jurado, 27 años y presidenta de las Nuevas Generaciones del PP, han oído muchas veces que sus discursos suenan más suaves al de sus mayores y que si ellos estuvieran en la primera línea política, habría más pactos.


Se conocen muy bien. Los dos son cordobeses y dicen que se tienen "tomado el pulso" porque debaten una vez por semana en Canal Sur Radio. Ayer lo hicieron en un cara a cara digital que organizó El Correo y que siguieron en directo los internautas, que previamente enviaron sus preguntas. Los temas que más preocupan a los jóvenes -educación, el Plan Bolonia, el acceso a una vivienda o la igualdad- son los que suscitaron más acuerdo, mientras que la brecha se dejó ver en la gestión de la crisis, el empleo o la deuda histórica. Ahí repitieron, como no podía ser de otra manera, los grandes discursos de sus respectivos partidos y en el rifirrafe se colaron la subida del IVA, las alusiones a Valencia, gobernada por el PP, e, incluso, que Mar Moreno sea la hipotética sucesora de José Antonio Griñán. Se tienen bien aprendida la lección porque se reúnen una vez por semana con los dirigentes de sus formaciones. A ellos no dudan en pegarle "un tirón de orejas" cuando olvidan impulsar o cumplir medidas para jóvenes.


En principio, Moya y Jurado aspiran a lo mismo: hacer más "visibles" a los jóvenes y "dignificar" la política limando la "crispación". El tono del debate, que duró dos horas, fue más calmado que el que diariamente mantienen los líderes de PSOE y PP. Eso sí, cuando tocó hablar de economía la discusión se encendió.


desempleo. La presidenta de NNGG se mostró convencida de que al PSOE "le ha superado la crisis" y que en vez de "darse una palmadita en la espalda" debería hacer "más autocrítica". Sostuvo que los jóvenes son los que peor lo están pasando -cifró la tasa de paro juvenil en un 49%- y que los gobiernos socialistas "no hacen nada" para ayudarles. Demandó un plan de empleo joven que facilite el acceso a un primer puesto de trabajo y que se incentive a las empresas que hagan contratos estables. El secretario general de Juventudes admitió que todas las medidas que se tomen en favor de este colectivo "son pocas", pero recordó las que ya se han puesto en marcha: los planes Proteja, Memta y el Programa Dúo, específico para el empleo joven. Si Beatriz Jurado le reprochó que el 56% del empleo destruido el año pasado pertenecía a jóvenes, Carlos Moya comparó esa cifra con Valencia: el 80%.


Para los autónomos, que son los que "generan riqueza", la dirigente de NNGG exigió más ayudas y que se fomente la cultura emprendedora desde la escuela. "No puede ser que casi todos quieran ser funcionarios", opinó. Su rival aseguró que España ha sido "históricamente un país de funcionarios" y recordó que Gobierno y Junta ya dan subvenciones a los trabajadores por cuenta propia que, en el caso de los jóvenes, "aumentan un 10%". En este punto emergió la crítica a la subida del IVA -"no es el momento de incrementar los impuestos", señaló Jurado-, una medida "necesaria" para mantener las prestaciones sociales, según Carlos Moya.


En educación "no tendremos debates áridos", auguró la presidenta de NNGG. Eximió al PSOE de su responsabilidad en el fracaso escolar en Andalucía, pero incidió en que los socialistas gobiernan la comunidad desde hace 30 años. Ambos pidieron más becas y aplaudieron la adaptación universitaria a Bolonia. También se mostraron de acuerdo en que no es necesario implantar una asignatura sobre igualdad y en que los gobiernos deben facilitar el alquiler y revisar las condiciones de la cuenta ahorro vivienda.


Sí hubo roces a la hora de valorar la liquidación de la deuda histórica, una "bajada de pantalones de Griñán" por haber aceptado solares y no dinero, según Jurado, y un "cumplimiento histórico" del gobierno socialista, a juicio de Moya. Éste reprochó a la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, su descalificación al PER, unas palabras que alimentan una "imagen interesada" de Andalucía. "Atacar a Andalucía no es atacar al PSOE", opinó. La popular culpó de la imagen de la comunidad a los socialistas y consideró "absolutamente necesarias" las ayudas agrarias.


Sí hay un mensaje que quisieron lanzar alto y al unísono: no son "bichos raros" por dedicarse a la política porque es una labor que, ejercida desde el diálogo, busca mejorar la vida de la gente.

  • 1