viernes, 14 diciembre 2018
09:13
, última actualización

Los caldos que nacen de la sierra

La Feria del Mosto de Constantina sirve para poner en valor que este vino no sólo se cultiva en el Aljarafe, sino también en la Sierra Norte

Constantina celebró ayer por segundo año la Feria del Mosto con un nuevo éxito de asistentes. Situada en los jardines de Santa Ana, el visitante tuvo la oportunidad de degustar los licores procedentes de las bodegas de San Jorge, Fuente Fría y La Margarita, tres casas que en los últimos años han experimentado un ascenso de producción y comercialización siendo conocidas ya no solo en Constantina sino en gran parte de la provincia. Una de las causas de dicha expansión, aseguran, es la promoción que de ellas se hace en eventos como el celebrado ayer, y es que según Jaime Tornay, secretario general de la asociación de empresarios y comerciantes de Constantina (Adeccon) con iniciativas como esta «se busca por un lado sacar a la gente del pueblo a la calle y a la vez atraer a visitantes de fuera». La feria, organizada por la mencionada asociación de empresarios, giró en torno a la degustación de los primeros vinos de la temporada, con el objetivo de promocionar, según Tornay, un producto estacional como es el mosto. 600_HPIM0001El Consistorio estuvo representado por Eva María Castilla, teniente de alcalde de Constantina, quien resaltó la importancia del producto basándose en su modo de producción. «Se trata de empresas familiares que tienen mucho mérito ya que el proceso de elaboración es puramente artesanal», señaló Castilla. Igualmente, añadió que el Ayuntamiento apoya este tipo de empresas y que se encuentran a su entera disposición, ya sea para promoción o cesión de instalaciones, aunque «no suelen ser muy exigentes». De la misma manera, la concejal de Turismo, Mercedes Campos, relató que con actos como el de ayer no solo se promociona el vino sino también Constantina. Según la edil constantinera, en esta época al mosto se le une la recogida de setas, constituyendo dos grandes reclamos turísticos. «Hay que acostumbrar a la gente a que el turismo no solo tiene lugar en verano, sino que en invierno también hay actividades», señaló la edil. El visitante, variopinto en cuanto a su procedencia, pudo apreciar las diferencias entre una bodega y otra, resaltando los tintes afrutados y dulces de un tipo de vino o el sabor áspero y seco de otro. En general, las tres casas gozaron de buena aceptación, aunque entre el género femenino triunfó el sabor dulce. Es el caso de una de las singulares visitantes, Yukari, procedente de Japón que siendo esta su primera visita al pueblo quedó encantada con la textura dulce de los licores que la feria ofrecía. Según otros testimonios, una de las particularidades del mosto de la Sierra Norte radica en su color rosáceo que dista mucho del mosto aljarafeño, que goza de un color más blanco. El vino fue el eje central de la jornada, pero la feria sirvió también para dar a conocer el patrimonio constantinero y en torno al evento se planearon múltiples actividades como la visita al castillo de la localidad o a la fábrica artesanal de anises La Violetera.

  • 1