Local

Los candados vuelven al Puente deTriana

Los intentos por eliminar los cerrajes no consiguen acabar con esta ‘romántica’ costumbre.

el 17 dic 2010 / 18:42 h.

TAGS:

Más de 700 candados 'adornan' ambos lados del Puente de Triana

Regalar flores y bombones es una costumbre romántica, pero poco habitual entre los más jóvenes. Hoy en día, los adolescentes prefieren dejar constancia de su amor en lugares tan significativos como el puente de Triana. Y es que este monumento, declarado como Bien de Interés Cultural (BIC), luce otra vez con más de 700 candados a pesar de los intentos del Ayuntamiento por acabar con este hábito.

Estos cerrajes del puente de Isabel II, construido en el siglo XIX, proliferan mes a mes a un lado y al otro de la carretera. El margen que da hacia la Torre del Oro es el preferido, ya que cuenta con más de 600 candados, mientras que el otro suma un centenar de ellos. Los candados han conseguido, incluso, robar la atención de los paseantes que se paran para fotografiar las piezas más curiosas, como uno rojo decorado con corazones blancos que luce actualmente en el Puente de Triana.

“Una amiga lo hizo, pero lo quitó después”, cuenta una joven mientras observa los candados. Pero esta señal de amor eterno también es empleada por grupos de amigos, ya que en algunas zonas del puente aparecen ristras de candados, decorados con los nombres de todos los miembros de la pandilla.

Este movimiento tiene su origen en el fenómeno Federico Moccia, un escritor italiano que en su obra Tengo ganas de ti describió una escena similar en el puente Milvio de Roma. Los lectores más jóvenes tomaron dicha acción como auténtico símbolo de amor a seguir y llenaron varios puentes significativos de Europa con su sello.

En Roma, llegaron a tumbar el poste donde estaban colgados los candados, por el peso de éstos. Ante este incidente, surgieron alternativas, sobre todo en internet, donde varias páginas web ofrecen colocar candados virtuales en señal de amor.

En el caso de Sevilla, el Ayuntamiento decidió el año pasado eliminar cada cierto tiempo los cierres, mediante un convenio establecido con el Distrito de Triana. Los propios vecinos se encargan de avisar sobre el estado del puente al Distrito y los operarios municipales acuden a cortarlos. Pero poco pueden hacer ellos contra el amor de juventud, ya que los cerrajes continúan minando el Puente de Triana, un monumento protegido.

  • 1