Local

Los cardenales podrán realizar hasta cuatro votaciones en el segundo día de elección

el 12 mar 2013 / 20:34 h.

TAGS:

Los 115 cardenales electores volverán a encerrarse este miércoles en la Capilla Sixtina, donde se lleva a cabo el Cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI y 266 Papa de la Iglesia Católica, y podrán realizar hasta cuatro votaciones, dos por la mañana y dos por la tarde.

Si el futuro Pontífice fuera elegido en las dos votaciones que se llevarán a cabo por la mañana, la fumata blanca podrá divisarse entre las 10.30 y las 11.00 horas de la mañana. Si es elegido en alguna de las votaciones de la tarde, se podría ver entre las 17.30 y las 18.00 horas.

Por el contrario, si los purpurados siguen sin elegir a un Pontífice por mayoría de 77 votos, la fumata negra podrá volver a divisarse en el cielo a las 12.00 horas por la mañana o a las 19.00 horas, por la tarde.

Este miércoles, los purpurados desayunarán entre las 6.30 y 7.30 horas. A las 7.45, se trasladarán al palacio apostólico y, a las 8.15 horas, concelebrarán la Misa en la Capilla Paulina. A las 9.30 horas, en la Capilla Sixtina, rezarán media hora y llevarán a cabo las votaciones de la mañana en torno a las 10.00 horas. A las 12.30 horas, regresarán a Santa Marta. Por la tarde, a las 16.00 horas, se trasladarán nuevamente a la Capilla Sixtina y, a las 17.50 horas, concluirán las votaciones de la tarde. A las 19.15 horas, rezarán las vísperas.

Si ningún cardenal consigue los dos tercios en las votaciones durante tres días consecutivos, el proceso de elección se suspenderá por un día para realizar una pausa de oración y de libre coloquio entre los cardenales electores.

Si tras cuatro series de escrutinios no se obtuviera resultado positivo, entonces, podrá procederse a la votación entre los dos cardenales más votados en el último escrutinio, pero no por mayoría sino que de nuevo se deberán alcanzar "al menos" dos tercios.

Finalmente, cuando sea elegido el nuevo Papa, el cardenal decano le pedirá su consentimiento y le preguntará cómo quiere ser llamado y el Maestro de Celebraciones Litúrgicas Pontificias levantará acta. Los fieles presentes en la Plaza de San Pedro podrán ver la fumata blanca.

Posteriormente, el nuevo Papa va a la 'habitación de las lágrimas' para vestirse y vuelve a la Capilla Sixtina para una pequeña ceremonia con una oración y un pasaje del Evangelio. En ese momento, todos los cardenales demuestran su obediencia al nuevo Pontífice y después cantan el Te Deum. Por primera vez, el nuevo Pontífice irá a la Capilla Paulina a rezar unos minutos. Poco después, el cardenal protodiácono, Jean Luis Taurán, pronunciará --si no es él el elegido-- el 'Habemus Papam'. Posteriormente, el nuevo Pontífice imparte la Bendición Urbi et Orbi como en Pascua y Navidad.

  • 1