jueves, 15 noviembre 2018
14:54
, última actualización
Local

Los cerrajeros advierten: de la radiografía a la llave maestra

Los ladrones perfeccionan la técnica y entran sin forzar las blindadas. El gremio se queja de que hay cursos baratos que enseñan cómo abrir puertas

el 04 sep 2013 / 23:55 h.

TAGS:

cerrajero Los ladrones están perfeccionando y mucho las técnicas para entrar a robar en los domicilios. Ya no les detiene ni siquiera una puerta blindada que, además, a simple vista para la Policía, para el propietario y para el vecino no tiene apariencia de haber sido forzada. Dejaron echada la llave cuando se marcharon de vacaciones y a la vuelta simplemente ya no estaba bloqueada. ¿Cómo es eso posible? La técnica tiene nombre: es el bumping. Y es que, en efecto, no se fuerza la puerta, se utiliza una llave maestra para abrirla. Lo explica José Antonio Diéguez, representante de la patronal Unión Cerrajeros de Seguridad (UCES) en Andalucía. “El bumping consiste en preparar una determinada llave con unos cortes muy concretos que, mediante un golpeo con un martillo especial, genera una vibración que hace que salten las vueltas de la llave y se abra la puerta”. Se trata de un método de cerrajero experto que, sin embargo, se ha popularizado entre las bandas de delincuentes porque supone desbloquear una puerta de seguridad o acorazada en muy poco tiempo y sin provocar ruido alguno. Desde hace un par de años los agentes de Policía y los profesionales de la cerrajería han visto cómo se ha incrementando este uso, que implica no forzar el bombín de la cerradura, y que supone la utilización de “métodos de cerrajería aprendidos”. Así, incide, “se ha pasado del descuido de un portal abierto y la técnica del resbalón, es decir, del uso de la radiografía a técnicas cada vez más sofisticadas”. Y es que el gremio de cerrajeros lamenta que esta proliferación está siendo posible porque los cursos dirigidos a profesionales han abaratado mucho sus precios y se están impartiendo a personas sin cualificación. “Por 300 euros lo que hacen estos cursos es enseñar a la gente a abrir puertas”, critica Diéguez, que apostilla que para más inri en internet pueden encontrarse hasta videos explicativos de esta técnica. “Está al alcance de cualquiera”. Para ejemplificar esta facilidad, cuenta una anécdota que le ocurrió el año pasado. “Me avisó un compañero de que una persona estaba haciendo copias de llaves bump en una ferretería y aunque le dijimos que eso era ilegal, respondió que no existía nada que lo impidiera y que él vendía esas llaves por internet a 25 euros”. Avisaron a la Policía para que les requisara las llaves, pero es como actuar para buscar una aguja en un pajar. Por ello, los cerrajeros piden regulación, que exista una licencia para ejercer la profesión, al igual que ellos cuentan con un censo de profesionales, que no tienen antecedentes y disponen de seguros de responsabilidad civil. Además, también apunta a que los bancos, para los procesos de desahucio, contratan a empresas multiservicio para que limpien la vivienda, cambien la cerradura... lo que provoca que tengan que formar a sus trabajadores porque estas empresas no tienen cerrajeros, explica. Y como contratan por “precios irrisorios” cada pocos meses cambian de empresa, “con lo que salen a la calle varios cientos que saben abrir puertas”. La pregunta es: ¿Y cómo protegerse de esta amenaza? ¿Hay algún sistema inviolable? La respuesta está en “la prevención con la instalación de cilindros antibumping que dentro del bombín tienen un embrague que evita el golpeo o colocar cilindros que no se pueden copiar”, que por razones obvias son más caros que los habituales. Sin embargo, se puede adquirir uno seguro en una ferretería con sistemas anti-ganzúa, anti-taladro y anti-torsión a partir de 75 euros, sin incluir la instalación, apostilla. La incorporación de un cerrojo FAC, aunque no sea una solución definitiva, también ayuda a mejorar la seguridad, precisa. Cuanto más saliente se encuentre el bombín, más desprotegido, por ello lo ideal es tenerlo a ras de la puerta. “Lo que tenemos que procurar es que entrar en una casa cueste tiempo y ruido, y en este tema el vecino tiene un papel fundamental”.

  • 1