Local

Los chabolistas del Polígono Sur vuelven a reagruparse en San Juan

Varias decenas de chabolistas, aunque no la totalidad de las 300 personas que huyeron hace tres meses y medio del Polígono Sur, se reagruparon ayer en suelos de San Juan de Aznalfarache. Esta vez han cruzado el río y están en la orilla del pueblo, porque la presión policial los ha echado de Sevilla. Los niños se han quedado con otros familiares

el 16 sep 2009 / 05:43 h.

TAGS:

Varias decenas de chabolistas, aunque no la totalidad de las 300 personas que huyeron hace tres meses y medio del Polígono Sur, se reagruparon ayer en suelos de San Juan de Aznalfarache. Esta vez han cruzado el río y están en la orilla del pueblo, porque la presión policial los ha echado de Sevilla. Los niños se han quedado con otros familiares.

Estas familias, expulsadas primero de los bajos del puente de San Juan, luego del Charco de la Pava, más tarde de terrenos cercanos al Copero y que durante los últimos cuatro días no han dejado de dar vueltas buscando dónde quedarse, han recalado de nuevo en terrenos de San Juan, en una finca conocida como Los Naranjos. El alcalde, Juan Ramón Troncoso, volvió a ser tajante al afirmar que no pueden montar allí un asentamiento, porque eso no solucionará el problema y porque, como el alcalde dijo con toda contundencia, "San Juan no puede asumir un problema que no se ha generado en el municipio".

El regidor ha pedido a la Subdelegación del Gobierno que la Policía Nacional los expulse, pero ellos se muestran dispuestos a seguir allí todo lo que puedan.

En los últimos días, estas personas se mantuvieron dispersas; muchos se refugiaron en casas de familiares, otros salieron de Sevilla para dirigirse a pueblos e incluso a otras provincias, pero algunos siguen sin encontrar un sitio, y han regresado a San Juan. Pero no han llevado consigo a sus hijos, que afirman haber dejado con otros familiares. En el asentamiento hay ahora decenas de personas y unos cuatro o cinco vehículos, aunque el alcalde de San Juan mostró su temor a que sean una "avanzadilla" y que continúen llegando más familias, y ratificó que su decisión de desalojarlos es firme. La Policía Local del municipio ya los ha instado a abandonar voluntariamente esos terrenos.

La Unión Romaní celebró que los niños se hayan quedado con familiares, porque estaban sufriendo las consecuencias del exilio familiar. Queda por aclarar, sin embargo, si se aplicará o no el programa de ayuda municipal para el que el Consistorio libró 305.000 euros, y que preveía recogerlos en autobuses a diario allí donde estuvieran y llevarlos a un lugar donde comer, asearse y realizar actividades educativas y de ocio.

En todo caso, el secretario general de la Unión Romaní, Manuel Rondón, recordó que la situación no se ha solucionado, sino que la nueva situación supone "una vuelta a lo mismo" ya que los chabolistas volverán a ser expulsados. Rondón trató de mediar con las administraciones pero éstas no han accedido a reunirse con él.

Por su parte, el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, dijo ayer que, sobre esta situación, se va a "hacer mucho y decir poco".

  • 1