Local

Los chabolistas huidos del Polígono Sur amagan con asaltar sus pisos

Una treintena de vecinos del Polígono Sur, de los 300 que huyeron a un asentamiento chabolista hace dos meses y medio tras un tiroteo mortal, acudieron esta mañana a la sede del Comisionado para el Polígono a preguntar por sus pisos, que fueron precintados tras su marcha.

el 16 sep 2009 / 04:05 h.

TAGS:

Vídeo: Antonio Acedo

Una treintena de vecinos del Polígono Sur, de los 300 que huyeron a un asentamiento chabolista hace dos meses y medio tras un tiroteo mortal, acudieron esta mañana a la sede del Comisionado para el Polígono a preguntar por sus pisos, que fueron precintados tras su marcha. Los chabolistas exigen regresar a sus casas, pero la Junta ha abierto a través del Comisionado una investigación para dirimir cuántas de las viviendas habían sido adquiridas legalmente hace cinco años, cuando las compraron con el dinero que les dio el Ayuntamiento por dejar sus antiguas chabolas en Los Bermejales. Al saber que hasta septiembre no tendrán respuesta sobre la propiedad de las viviendas, y ante el temor de pasar el verano en el descampado en el que viven, los chabolistas se alteraron e hicieron un intento de asaltar sus pisos rompiendo el precinto policial y "echando las puertas abajo", según explicaron ellos mismos. La mediación de la Unidad de Policía Adscrita a la Junta logró evitarlo y el amago acabó sin incidentes, aunque en los conjuntos 8 y 12 de Luis Ortiz Muñoz su presencia ocasionó revuelo, ya que la familia del chico que murió en el tiroteo ha amenazado con vengarse de ellos. El Comisionado rechaza su vuelta alegando, precisamente, que supondría un peligro para todo el barrio.

Los chabolistas, un grupo de hombres, mujeres y algunos niños, llegaron en una decena de furgonetas que aparcaron en la mediana situada frente a la oficina del Comisionado, a las que se unieron otra decena de vehículos policiales, que custodiaron tanto las oficinas como sus antiguas casas, para evitar un asalto ilegal. Nerviosos ante la falta de respuesta de la administración, insistieron en que la situación en el descampado es "desesperada" porque hace mucho calor, no tienen agua ni aseos, están lejos de los sitios en los que se ganaban la vida -con chatarra o venta ambulante-, y los niños han dejado de ir al colegio, aunque la Consejería de Educación tiene en marcha ahora un proceso de evaluación de los niños como "solución excepcional". Gobierno central, Junta y Ayuntamiento llevan 73 días asegurando que están trabajando para buscar una solución a un problema "muy complejo", pero por ahora sólo se ha adoptado esa primera medida educativa.

Los chabolistas amagaron también con manifestarse ante el Defensor del Pueblo y el Ayuntamiento, y con cortar carreteras, pero finalmente terminaron por regresar al asentamiento sin provocar incidentes.

En el poblado viven unas 300 personas, 35 familias, que escaparon del Polígono Sur por temor a represalias después de que ante sus casas hubiera un tiroteo en el que murió un joven de 17 años, en el que algunos de ellos se vieron implicados. La familia de la víctima juró venganza. La sola mención de este asunto desataba ayer su rabia, porque aseguraban que los implicados en los disparos "ya están cumpliendo", puesto que la Policía Nacional detuvo a cuatro personas en las chabolas y a otras dos en Madrid por su implicación en el tiroteo mortal.

  • 1