Local

Los chabolistas se sienten víctimas del desalojo irregular de hace cinco años

Medio centenar de personas, entre familias huidas del Polígono Sur tras un tiroteo y asociaciones que las apoyan, exigieron ayer soluciones en la Plaza Nueva. Después de tres meses viviendo en chabolas, dijeron sentirse víctimas desde que en 2004 fueron desalojadas por el Ayuntamiento a cambio de dinero.

el 16 sep 2009 / 05:03 h.

TAGS:

Medio centenar de personas, entre familias huidas del Polígono Sur tras un tiroteo y asociaciones que las apoyan, exigieron ayer soluciones en la Plaza Nueva. Después de tres meses viviendo en chabolas, dijeron sentirse víctimas desde que en 2004 fueron desalojadas por el Ayuntamiento a cambio de dinero.

El sector más sosegado de los chabolistas ha asumido la visión de las asociaciones que los están aconsejando y ayer plantaron ante el Consistorio una pancarta en la que podía leerse: "No queremos volver al Polígono Sur, pero sí queremos una solución". Las familias, que llegaron a las Tres Mil hace 5 años tras recibir 42.000 euros cada una para irse de otro poblado chabolista en Los Bermejales, nunca se integraron en el barrio, por lo que los vecinos y el Comisionado rechazan que regresen, ya que lastraban aún más el ya de por sí complicado proceso de regeneración que se puso en marcha en el Polígono Sur en 2003.

Pesa sobre ellos además la amenaza de represalias de la familia del joven fallecido en el tiroteo, por lo que gitanos viejos del Polígono Sur han mediado para que se queden en el poblado al menos hasta septiembre, mientras las administraciones buscan soluciones a su complicadísimo realojo.

Un comunicado de 18 asociaciones, la mayoría gitanas, acusó ayer al Consistorio de haber propiciado esta situación al desalojarlos hace 5 años "a golpe de dinero sin ningún tipo de intervención social ni de opción a un realojo digno", lo que calificaron como "comprar y pagar la miseria a cambio del pelotazo urbanístico". Exigieron "políticas comprometidas en la lucha contra las injusticias y desigualdades sociales, medidas verdaderamente progresistas".

Los chabolistas suscribieron ayer esa reflexión y reiteraron que con los 42.000 euros que les dieron, aunque firmaron no ir al Polígono Sur -la mayoría con una cruz al ser analfabetos-, no encontraron casa en otros barrios.

Después de tres meses viviendo al raso sin noticias de las administraciones, la primera medida oficial que les han comunicado que el Ministerio de Economía y Hacienda los desalojará el viernes del terreno en el que están. Algunos chabolistas menos moderados abogaron por volver a sus pisos, pero la mayoría plantea quedarse donde está, y si derriban sus chabolas, erigirlas de nuevo "a 500 metros", según explicaban ayer.

Es lo que hicieron otros chabolistas que llevan años en ese solar al ser desalojados hace dos meses por orden judicial, para que pudiera avanzar una obra pública.

Por ahora, la Junta de Andalucía sólo les ha ofrecido 10 días de clases por las tardes a los niños y que los críos y algunas madres pasen el verano en centros de menores, a lo que las familias se han opuesto para no separarse.

El Ayuntamiento ha aprobado un gasto de 305.000 euros para ayuda de emergencia durante los dos meses de verano, para llevar a diario a los niños en autobús a un lugar para ducharse, comer y realizar actividades educativas y de ocio, pero no se iniciará hasta que pasado el viernes se determine dónde seguirán viviendo.

11 familias 'veteranas' recurrirán el desalojo. Cuatro de las 11 familias que llevan hasta 11 años en el terreno que se desalojará el viernes -19 de personas- recurrieron ayer la orden del Gobierno, y el resto está recibiendo ayuda de un voluntario para unirse al recurso. Al estar empadronadas en ese terreno, tratarán de hacer valer sus derechos para que no tiren sus casas. Los chabolistas del Polígono Sur, en cambio, han optado por no oponerse, aconsejados por las entidades: sus asesores legales creen que no es bueno que se consolide el asentamiento como su vivienda, sino que se busque otra salida.

Pero las entidades gitanas no sólo se refieren a la gente de las Tres Mil, de la que aseguran que "la mayoría son muy buenas familias". En su manifiesto también insisten en que se reactive el Plan Integral contra el Chabolismo que la Junta aprobó en 1997 y que se erradique la "extrema pobreza". "No pedimos caridad sino que se garantice el derecho a una vida digna a todas las personas que viven en condiciones similares". También el primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos, exigió el lunes una actuación contundente de la Junta y pidió recuperar la idea de una ciudad de tránsito donde trabajar con estas personas para facilitar su realojo.

  • 1