martes, 13 noviembre 2018
05:22
, última actualización
Local

Los chabolistas suspenden el fútbol

El educador de calle Jorge Morillo se ve obligado a congelar su programa de deporte con niños de barrios marginados por falta de fondos.

el 04 oct 2011 / 20:43 h.

TAGS:

A punto de cumplir 27 años de trabajo con su programa de educación social a través del fútbol, que el año pasado atendía a 200 niños chabolistas, la falta de dinero ha obligado a Jorge Morillo a cancelarlo hasta que encuentre financiación para seguir. Como sus programas no reciben ninguna subvención y los donativos y aportaciones puntuales han caído en picado desde que comenzó la crisis, Morillo anunció ayer que se ve obligado a "aparcar, que no abandonar", la atención que prestaba a unos 200 niños procedentes de áreas marginadas de los barrios de las Tres Mil Viviendas, El Vacie, Torreblanca y la barriada de Cerro Blanco, en Dos Hermanas.

"Los últimos años han sido difíciles, pero ya no tengo ni para la gasolina", explicó ayer Morillo, que siempre ha pagado de su bolsillo parte del coste de acudir un día por semana a estos barrios degradados para jugar al fútbol con los niños, y a través de esa actividad tratar de mejorar sus habilidades sociales. También se ha "buscado la vida" para otras actividades puntuales, como excursiones en autobús a la playa o el reparto de regalos de Reyes en Navidad a los pequeños, que repetía cada año en función de los fondos que tuviese, normalmente aportados de forma puntual por diversas entidades.

Como nunca ha recibido subvenciones del Ayuntamiento ni de la Junta de Andalucía, su programa ha estado en vilo cada año. Morillo calcula en unos 30.000 euros anuales el coste real de trabajar con los niños, pero el año pasado y el anterior logró mantenerlo con dos ayudas de la Fundación Telefónica de 6.000 euros cada una, gracias a que les sumó los dos premios de 10.000 y 2.500 euros que recibió por su labor social en estos barrios. A ello le sumó un enorme esfuerzo personal y la ayuda de personas o entidades como el Banco de Alimentos, que le ha facilitado bocadillos para la merienda de los críos durante años; el Circo del Sol, que en las dos últimas ocasiones que ha estado en Sevilla le ha enviado entradas para acudir con los niños a una función; o los clubes de fútbol sevillanos, que le facilitaban material deportivo.

Pero al haberse quedado en paro hace unos meses, con una ayuda familiar como único ingreso, y no contar con ningún respaldo para este año, Morillo no ha visto otra salida que dejar en suspenso el programa hasta tener fondos, según explicó con gran pesar. "Con la crisis, se ha cerrado el grifo", se lamentó.

Aunque no ha tirado la toalla hasta que no le ha quedado más remedio, los últimos tiempos han sido tan difíciles que ya el año pasado tuvo que dejar de atender a los niños de los otros dos núcleos de infraviviendas con los que trabajaba, situados en el municipio de San Juan de Aznalfarache y bajo el puente que une esta Sevilla con esta localidad.

Sus últimos intentos de lograr dinero no han tenido éxito. A principios de septiembre pidió cita al concejal coordinador de los distritos, Beltrán Pérez, y al alcalde, Juan Ignacio Zoido, para tratar de conseguir financiación para hacer una excursión que tenía pendiente y, de paso, requerirles ayuda para continuar con su proyecto. "Había prometido a los niños que mejor se habían portado durante el curso que los llevaría a Fregenal de la Sierra, y al saber que el alcalde es de allí pensé que sería más sensible. Pero no me ha recibido", se quejó el educador de calle. De hecho, ni siquiera ha recibido respuesta. También trató de reunirse hace unos días con la concejal de Deportes, María del Mar Sánchez Estrella, para ver si su programa de fútbol tenía encaje en los planes de este área. Pero tampoco lo han recibido.

  • 1