Deportes

Los cimientos de Manzano

Manzano quiso poner en su debut en Europa un equipo que controlara el centro del campo y con las líneas más juntas

el 30 sep 2010 / 21:26 h.

Gregorio Manzano comenzó su andadura en Europa apostando por un 4-2-3-1 con Luis Fabiano como único punta y confiando en los recién llegados a Nervión.

El condicionante de jugar a domicilio ante uno de los rivales más fuertes de la Bundesliga hizo que el nuevo técnico nervionense se decantara por reforzar el centro del campo en detrimento de un delantero.

Manzano alineó en el once titular a los cinco fichajes de la temporada -Dabo, Cáceres, Alexis, Cigarini y Guarente-, seguramente reclamando su implicación en este nuevo Sevilla.

Pero este sistema puede ser circunstancial, ya que la idea del técnico jiennense es que Kanouté recupere su nivel y sea titular en detrimento del italiano Cigarini. Cáceres salió de central izquierdo para luego pasarse al derecho y posteriormente, tras la lesión de Dabo, pasó a ocupar su puesto.

Kanouté salió por Cigarini y el equipo lo notó. El malí actuó de centrocampista y lo hizo con nota. Oxigenó el juego sevillista durmiendo el balón cuando el partido estaba más loco.

También se vio una mayor implicación de Navas y Perotti en defensa, sacando de un apuro en más de una ocasión a los desbordados laterales nervionenses.
En los instantes finales, Negredo sustituyó a un desacertado Luis Fabiano, que deambuló sobre el campo.

  • 1