Local

Los cítricos baten récord por el empuje de las mandarinas

La fuerte subida en Huelva contrasta con la caída en la principal provincia, Sevilla

el 21 nov 2011 / 00:16 h.

TAGS:

La producción de cítricos en Andalucía volverá a marcar otro récord esta campaña, gracias a las nuevas plantaciones de mediados de los noventa y al gran empuje cobrado por la mandarina, cuya cosecha se triplica en sólo una década.

Los datos del aforo elaborado por la Consejería de Agricultura hablan de 1.726.535 toneladas en total, con crecimiento respecto a la campaña pasada del 3,1% y del 13,5% sobre la media de las cuatro últimas. De ellas, 1.259.319 corresponden a la naranja dulce (el 1,5% interanual más), 6.945, a la amarga (+9,3%), 327.069, a mandarinas (+13,6) y 13.574, a los pomelos (+0,5%), mientras que afloran descensos en los limones, del 4,8%, hasta las 115.295 toneladas, y en otros cítricos de menor importancia, que aportan 4.333 toneladas (-28,6%).

El avance citrícola en esta comunidad contrasta, sin embargo, con los retrocesos registrados en Valencia y Murcia, que junto con Andalucía son las tres grandes regiones productoras españolas. La primera se apunta una previsión de caída del 9,8%, de forma que su cosecha quedará en 3.168.550 toneladas, siendo del 3,4% en la segunda, a 630.000.

La sevillana aún seguirá siendo la principal provincia citrícola en Andalucía, con unas 509.263 toneladas, si bien la distancia se estrecha con Huelva, 460.000 -y creciendo-. En la onubense, destaca su fuerte incremento de cosecha, un 18,9%, frente al recorte del 4,2% en Sevilla. Entre las claves del impulso en Huelva cabe recordar la implantación de empresas importantes de zumos en la zona, como el grupo García Carrión, y la transformación en regadío de las comarcas del Andévalo y Riotinto.

Dentro de Sevilla, la recogida de mandarinas aumentará hasta las 34.386 toneladas (6%) y el 10% lo hará la naranja amarga (su destino principal es la fabricación de mermeladas), a 6.697 toneladas, mientras bajan la naranja dulce (459.816, un 4,8% menos), los limones (529 toneladas, con un retroceso del 20,1%) y los pomelos (5.242 toneladas, siendo la caída de una quinta parte).

En Huelva, 28,3% más para la mandarina (a 184.482 toneladas) y 14% de aumento para la naranja dulce (273.630 toneladas), con severa tijera (55%) en el caso de los limones (90 toneladas), según los datos del aforo confeccionado por la Consejería.

Los técnicos del departamento dirigido por Clara Aguilera indican que "las nuevas plantaciones de las variedades tardías de cítricos están entrando ahora en plena producción, compensando las pérdidas que se dan esta campaña en variedades tempranas, afectadas por la climatología de la pasada primavera". Son Huelva y Córdoba las provincias que registraron a mediados de los pasados noventa las mayores plantaciones de cítricos.

En concreto, la climatología (el calor y ausencia de lluvias) en los meses de septiembre y octubre retrasaron la campaña, influyendo también "ligeramente" en la calidad de las variedades tempranas, agregan.

Para calibrar cuán importante es el empuje de los cítricos en Andalucía sirvan como ejemplos los crecimientos de las naranjas dulces y de las mandarinas en la última década. Las primeras duplicaron su cosecha y la segunda la triplicaron.

En cambio, el limón sigue una tendencia a la baja, aunque existen fuertes altibajos dependiendo de la climatología. En 2000 se acercaba a 153.000 toneladas.

Los precios, a la baja y sin inmutar a Intercitrus

No siempre un aumento de la cosecha es motivo de alegría, puesto que los mercados suelen penalizar el exceso de oferta con una rebaja de los precios de la producción. Es, en suma, la traducción de la más famosa ley de la economía. En el campo hay otra: si hace frío, gran demanda de naranja, sobre todo para elaborar zumos y curarse los resfriados; y si, por el contrario, hace calor, son menores las ventas, y eso es lo que está ocurriendo este año.

Los técnicos de la Consejería de Agricultura que han elaborado el aforo advirtieron de que las cotizaciones estuvieron la campaña pasado por debajo de la anterior, con 0,16 y 0,22 euros por kilo en las variedades de naranja salustiana y lane-late, respectivamente -en la venta al público final, estos precios llegan a quintuplicarse-. Y esta tendencia a la baja parece que se mantiene.

Así, en su Boletín Semanal de Información Agraria, los técnicos recogen depreciaciones de hasta el 33% en las clementinas y del 40% en las navelinas. "Necesitamos mejorar el precio, pues en la primera transacción el intermediario gana el doble que el agricultor y ese incremento no se lo quedan los agricultores en ese primer tramo de comercialización; aún hoy, el 40% de la producción se vende en el árbol", se quejó la consejera Clara Aguilera durante la presentación del aforo.

La titular de Agricultura, asimismo, lanzó duras críticas contra la interprofesional del sector, Intercitrus. "No está haciendo prácticamente nada en promoción ni para mejorar la situación de los eslabones de la cadena y eso lo padece el sector en España y en Andalucía".

  • 1