jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Economía

Los citricultores exigen filtros contra la plaga de la 'mancha negra' de Sudáfrica

Afirman que el Ministerio de Agricultura trasladará a Bruselas la petición de que se extreme el control, después de una última campaña que calificaron de como ‘bochornosa’

el 12 feb 2014 / 21:39 h.

TAGS:

El sector citrícola español ha reclamado al Gobierno medidas de protección contra la llamada mancha negra sudafricana, una enfermedad de los cultivos que los agricultores temen que pueda terminar afectando a las plantaciones europeas después de que en 2013 se detectasen más de una treintena de envíos de este país con cítricos contaminados por esta plaga letal, según informaron ayer las organizaciones agrarias en un comunicado conjunto. Los productores, que calificaron de «bochornosa» la gestión de la UE el año pasado, matizaron que no exigen nuevas barreras comerciales contra Sudáfrica, sino «protección fitosanitaria efectiva en frontera». Cooperativas Agroalimentarias de España, Asaja, Coag, UPA, Comité de Gestión de Cítricos y Ailimpo se reunieron el lunes con la secretaria general del Ministerio de Agricultura, Isabel García Tejerina, a la que demandaron que el ministerio «redoble y acelere sus esfuerzos», ante el inicio de la campaña, para obtener en Bruselas las medidas de protección necesarias frente a la «gravísima amenaza fitosanitaria que entrañan las importaciones de cítricos contaminados por mancha negra desde Sudáfrica». Los representantes recordaron que la administración comunitaria, pese a mantener una posición inicialmente firme antes de la campaña de importación, en la que se fijó un umbral de cinco interceptaciones por encima del cual se aplicarían medidas de salvaguardia, terminó «por dar marcha atrás, adoptando una actitud permisiva y condescendiente con la administración sudafricana, llegando a dictar el cierre parcial de la frontera en diciembre, cuando las exportaciones habían finalizado». Los productores calificaron la experiencia de 2013 de «bochornosa e insultante», aunque consideraron que debería servir «para aprender la lección, para comprobar que estamos tratando con un gobierno que o no quiere o no puede controlar la sanidad de sus plantaciones ni de sus envíos de fruta a Europa con unas mínimas garantías». Añadieron que «para defender las plantaciones comunitarias es imprescindible un mecanismo cautelar efectivo, automático, contundente e ineludible», tal y como recordaron que se estuvo demandando «hasta la saciedad» el año pasado por parte de los citricultores españoles y «unánimemente», de todas las organizaciones representativas del sector en Europa, tanto las cooperativas, los productores, como el comercio y los importadores. Según la nota conjunta enviada ayer, la secretaria general se comprometió a reclamar que Bruselas establezca cuanto antes medidas de aplicación para la campaña 2014. «Ministerio y sector coincidieron en señalar que el número de interceptaciones a lo largo de la campaña 2013 y anteriores sería motivo más que suficiente para que la Comisión prohíba cualquier importación citrícola de ese país desde ya mismo», señalaron los productores, mientras no se verifique «en origen y no a través de la palabra de la administración sudafricana la situación fitosanitaria del país». El sector dijo respetar que la Comisión y los estados miembros «tengan un ritmo diferente en su toma de decisiones», pero rechazaron cualquier «estrategia deliberadamente dilatoria» que lleve a que los análisis y advertencias de los científicos «sean de nuevo eclipsados por presiones comerciales, políticas o diplomáticas». Los productores recordaron que el riesgo de contaminación, del que han avisado las autoridades de seguridad alimentaria, «amenaza a la supervivencia de las 500.000 hectáreas de plantaciones citrícolas europeas, al desarrollo económico y social de las regiones productoras; a la garantía de abastecimiento de los consumidores europeos y a las posibilidades de exportación hacia otros mercados».

  • 1