Deportes

Los clubes quieren reformar la LFP para que ésta reparta el dinero de televisión

Los clubes reunidos en Sevilla proponen una reforma estatuaria de la LFP para que ésta reparta los ingresos televisivos de manera conjunta.

el 08 sep 2011 / 11:04 h.

  •  
    El 8 de septiembre de 2011 podría ser recordado en el fútbol español como el día en el que algo empezó a cambiar, como el día en el que los clubes de la clase media y la clase baja se aliaron para discutir la supremacía económica del Madrid y del Barcelona y equiparar en la medida de lo posible las fuerzas de una competición que iba camino de convertirse en una perpetua lucha de dos. En todo caso, después de todo el revuelo que generó la convocatoria de reunión de los disidentes , se esperaba una declaración de intenciones más contundente por parte del G-12, que se ha limitado a sentar las bases de un futuro proyecto de mejora a todos los niveles del fútbol profesional español, tendiendo la mano a aquellos que no han sido parte activa del cónclave.

    Sevilla, Betis, Valencia, Villarreal, Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao, Zaragoza, Málaga, Racing de Santander, Granada, Espanyol y Osasuna han suscrito un documento de trabajo que, en palabras de Del Nido, erigido en portavoz de todos, “mantiene y asegura los derechos de televisión de los clubes de Segunda división del fútbol español, asegura las cantidades para la ayuda al descenso y debe potenciar la explotación de los recursos de la Liga Nacional de fútbol Profesional , asunto que preocupa por el enorme contraste con ligas mejor ‘vendidas’ al exterior como la inglesa. En este punto hacía hincapié en que “los responsables somos nosotros y vamos a trabajar la forma de explotar los derechos televisivos. También queremos buscar la manera de solventar los numerosos problemas que tiene nuestro fútbol".

    Eso sí, por mucho que se haya hablado de este asunto, aseguraba que “la figura del presidente de la LFP, Astiazarán, no ha sido cuestionada. Sí se ha cuestionado el modelo de explotación de nuestro campeonato". A la hora de buscar soluciones, el G-12 considera que “la idea es que esto no tiene marcha atrás. Los medios de momento son el razonamiento y el convencimiento. Estamos seguros de que no será necesario tomar ningún tipo de medida", algo que dista sobremanera de la amenaza de boicot esgrimida por el propio Del Nido hace unos días en la ESPN o de las palabras en las que comparaba la postura de su bando y lo que va a ocurrir en los próximos meses con la Revolución Francesa .

    Del Nido ha explicado también que “a futuras reuniones serán invitados todos los equipos de Primera división y posteriormente los de Segunda. Queremos subrayar esto porque algunas informaciones interesadas apuntaban a que no va a ser así, y queremos convertir esto en algo que implique a los 42 clubes de Primera y Segunda". Incluso insistía, en lo que supone otra de las sorpresas de esta reunión, en que “Madrid y Barcelona van a ser invitados en el futuro, pero no tenían los mismos problemas que el resto y por eso no han sido llamados a esta reunión. La ausencia de la Real Sociedad sí nos ha sorprendido a todos, pero su presidente ya ha explicado los motivos y los respetamos. Esperamos que se incorporen a próximas citas con los demás clubes que hoy no han querido o no han podido asistir".

    Del conflicto televisivo poco o nada se ha dicho, al margen de que ha sido la excusa perfecta para que se produjese la reunión. “Había que buscar una forma y un motivo para provocar esta reunión. Nadie va a incumplir su contrato de televisión, pero queremos que la Liga de Fútbol Profesional negocie un contrato conjunto ya que es el órgano que tiene la obligación de hacerlo. Los que no han estado tienen sus motivos y lo han expresado”. Eso sí, la voluntad de no detenerse en sus intenciones es firme por parte de los clubes presentes. “Este movimiento no tiene marcha atrás ni siquiera para coger impulso. O solventamos los problemas que hay en el fútbol profesional por medio del diálogo, o el fútbol español tiene poca solución", expresaba el máximo mandatario sevillista antes de desvelar que "la próxima reunión será en el plazo de dos o tres semanas".

    Los nuevos horarios y al canon de las radios “no se ha debatido por falta de tiempo", pero ya a título particular del Sevilla, Del Nido ha explicado que está en contra de esta exigencia y ha expresado su voluntad de seguir dejando que las emisoras realicen su trabajo.

    • 1