Local

Los coches de discapacitados no tendrán restricciones para aparcar y circular

El Ayuntamiento tendrá lista en 2011 la ordenanza que reforzará la accesibilidad de calles y edificios de uso público para los discapacitados

el 26 abr 2010 / 20:46 h.

TAGS:

Tras más de dos años de trabajo, el Gobierno local cerró ayer un proceso que le permitirá tener  en 2011 una herramienta para controlar la existencia de barreras arquitectónicas en la vía pública, en  los edificios de uso público y en los medios de transporte y sancionar a aquellos que incumplan las exigencias. A la nueva normativa, que refuerza marco legal ya existente, tendrán que adaptarse desde los cines y las piscinas hasta los carruajes de caballos y el Sevici, que estará obligado a disponer de triciclos. La adaptación será gradual: los nuevos inmuebles y urbanizaciones deberán contemplarla desde el principio, mientras que aquellos ya existentes tendrán un cierto margen. Todos los inmuebles e instalaciones de uso público –sean o no propiedad de una administración– tendrán dos años a partir de la aprobación de la normativa para presentar un inventario de las barreras y un plan para su supresión a corto plazo.


“Queremos ir más allá. Reforzar los controles y las exigencias. Sólo hemos querido regular lo que rebasa los límites de las leyes”, explicó Cristina Vega, coordinadora de un trabajo que ha recibido más de 280 alegaciones. El objetivo es todo un rediseño de la ciudad. Las calles, según esta ordenanza, deberán tener un itinerario sin obstáculos de dos metros de ancho y 2,2 de altura, sin desniveles, con rutas para los invidentes, y claramente diferenciadas de los carriles bici –no como ocurre en estos momentos–. Las aceras deberán estar además libres de contenedores y con elementos de mobiliario urbano adaptados a las personas con discapacidad.


El transporte deberá sufrir una importante transformación. No sólo todos los autobuses, el Metro y los tranvías deberán estar adaptados, sino que se establecen exigencias para que los taxis y los coches de caballos aumenten el número de vehículos adaptados. Incluso el Sevici deberá incorporar triciclos y se deberá crear un servicio específico que haga rutas para discapacitados. En pleno proceso de restricciones al tráfico, los vehículos de discapacitados –que se censarán– serán equivalentes a vehículos de servicio público y no tendrán limitaciones en vías peatonales. No tendrán límites ni en la zona azul, ni en la zona de carga y descarga ni en las paradas de taxi. Incluso podrán reservar plazas de la vía pública si las usan habitualmente.


En el caso de los edificios, no se trata de eliminar barreras sino  de adaptarse completamente. Desde habilitar una zona con buena visibilidad en un cine, hasta facilitar la entrada en una piscina o acondicionar una buena área en un concierto.

  • 1