viernes, 14 diciembre 2018
03:59
, última actualización
Economía

Los coches regresan poco a poco al parking

Las empresas de aparcamientos afirman que en 2014 se registró una ligera subida de la facturación, aunque sólo en los mejor situados. La crisis bajó la ocupación más del 30%

el 02 ene 2015 / 12:00 h.

TAGS:

Aparcamiento subterráneo gestionado por la empresa Martín Casillas en la Plaza de Cuba de Sevilla. Aparcamiento subterráneo gestionado por la empresa Martín Casillas en la Plaza de Cuba de Sevilla. Los analistas dicen que los datos macroeconómicos apuntan a que estamos ya en una proceso de recuperación, pero, a pie de calle, al ciudadano aún no le llega esta mejoría de la situación económica. Pues bien, en el sector de las empresas de aparcamientos pasa igual. Los parking mejor situados, los gestionados generalmente por grandes empresas, ya están notando un repunte en su facturación, mientras que los peor situados –los más alejados del Centro de la ciudad y los más modestos– todavía no sienten esta remontada. Y es que el coche está volviendo al parking, pero muy lentamente. Así lo indican los datos de la Asociación de Empresas de Regulación de Estacionamiento y Aparcamientos de Andalucía (Asepan), cuyos responsables estiman que en 2014 se produjo un ligero incremento de facturación respecto al año anterior en los aparcamientos de las mejores ubicaciones y algunos decrementos en los demás. Aún no han evaluado las cifras de 2014, aseguran, pero esas son sus estimaciones. ¿Y cómo les afectó la crisis? Desde Asepan indican que vienen estimando una bajada de ocupación en sus aparcamientos de alrededor de un 30 por ciento desde el inicio de la crisis económica. Un porcentaje que crece en el caso de aparcamientos de barrios como Nervión o Sevilla Este, en Sevilla. Aquí los empresarios defienden que las pérdidas superan el 40 por ciento. Además, subrayan que muchos de los proyectos de construcción de nuevos aparcamientos se han paralizado ante la falta de rentabilidad o financiación. Y para ejemplo, Sevilla, donde el Gobierno de Juan Ignacio Zoido no ha podido adjudicar ni una de las obras de los aparcamientos que había previsto. En 2012 prometió cuatro: San Martín de Porres, en Triana, en el entorno del Hospital Virgen Macarena y en las avenidas de El Cid y Luis Montoto. Lo cierto es que ahora el ciudadano prefiere aparcar en la calle a pagar el alquiler de una plaza de garaje, una opción que antes sí se contemplaba para solucionar el grave problema de aparcamiento que hay en zonas de la ciudad como el Centro. Es un gasto que, en tiempo de recortes, es de los primeros en replantearse. Sobre todo en barrios de la periferia de la ciudad, donde tener una plaza de parking puede considerarse hasta un lujo. Eso sí, la recuperación, según los empresarios, se empieza a notar algo. «Hay movimiento en las calles, ya hay de nuevo atascos, así que creemos que vienen tiempos mejores», indica Enrique Piñeyro, director de Concesiones de Martín Casillas, con tres aparcamientos subterráneos en Sevilla. En cuanto a los precios, como norma general, el sector indica que «siguen congelados desde hace cuatro años» y que globalmente «las tarifas están un diez por ciento por debajo del IPC acumulado desde 2007». «Aún continuamos en periodo de recuperación, que consideramos tardará todavía algunos años», indicó a esta redacción el secretario técnico de la Asociación de Empresas de Regulación de Estacionamiento y Aparcamientos de Andalucía, José María López. Según explican los empresarios del sector, se está superando el descenso de facturación «con un riguroso análisis y reducción de costes, así como con importantes inversiones en tecnología». Eso sí, los implicados admiten que continúan «sin encontrar la necesaria colaboración de la administración pública, que es su obligación legal, para sancionar a los aparcamientos en infracción que, además, no aportan impuestos al erario público ni contribuyen al pago de las cargas sociales y perjudican a los conductores cívicos». Hay que recordar que los aparcamientos aportan al conjunto de las administraciones el 50 por ciento de lo que facturan, es decir, la mitad de la tarifa que pagan los clientes, según explican. ¿Y a qué retos se enfrenta el sector? Precisamente a esta «permisibilidad de la mayoría de ayuntamientos» respecto al aparcamiento irregular y la proliferación de solares ilegales y carentes de medidas de seguridad y de control medioambiental, «que a la vez generan fraude fiscal y con la seguridad social». López también denuncia la flexibilización de tarifas en relación a los tramos horarios, «contemplando tarifas dinámicas que en valores medio sean menores que las actuales». Algo que, por el contrario, aplauden los consumidores porque beneficia a sus bolsillos. En España operan aproximadamente 850 empresas con actividad de gestión de aparcamientos, gestionando entre todas alrededor de 650.000 plazas. El volumen de negocio derivado del alquiler de plazas en aparcamientos –subterráneos y en superficie– disminuyó en España en 2013 el tres por ciento, hasta situarse en 930 millones de euros, según DBK, filial de Informa D&B (Cesce). La actividad del alquiler consiguió 675 millones de euros, un cuatro por ciento menos que en 2012. En cuanto a los ingresos derivados de la explotación de plazas de rotación, cayeron un cinco por ciento, situándose en 515 millones de euros. El negocio de alquiler de plazas de abonados se redujo un tres por ciento. En el Centro, menos crisis Los parking de la Avenida de Roma y de la Plaza de Cuba son dos de los aparcamientos subterráneos más importantes de Sevilla, están gestionados por la misma empresa, Martín Casillas, y situados en enclaves estratégicos de la ciudad. Sin embargo, han afrontado la crisis de forma muy diferente. Enrique Piñeyro, director de Concesiones de Martín Casillas, explica que el de Plaza de Cuba sintió notablemente la crisis y, también, la apertura de la línea 1 del Metro de Sevilla, con parada muy cerca. Estas dos circunstancias hicieron que la facturación bajase un 20 por ciento, si bien en 2014 «empezó a registrarse una leve mejoría». Una recuperación que se traduce en un incremento del negocio en un cinco por ciento en el año que acabó el pasado miércoles respecto a 2013. Eso sí, «las cifras registradas de facturación están muy lejos de las de ejercicios anteriores a la crisis», según Piñeyro. Y todo a pesar de que los clientes que antes dejaban el coche en este parking de Plaza de Cuba procedentes del Aljarafe ahora prefieren el Metro de Sevilla para acercarse a Los Remedios o el Centro. No obstante, el repunte registrado en 2014 en este parking –con 192 plazas de rotación y 254 de residentes– hace pensar a sus responsables que 2015 será un buen año, «porque ya hay más movimiento de coches en las calles y porque estamos esperando que aflore el comercio en la calle Asunción, ahora en horas bajas por la crisis económica», defiende Piñeyro. Otro cantar son los datos del parking de la Avenida de Roma. En plena Puerta de Jerez, este subterráneo ni siquiera notó los efectos de la mala situación económica del país. «Va muy bien y registra crecimientos anuales del cinco por ciento en su facturación. No notó la crisis porque gran parte de sus usuarios son turistas extranjeros», explica Piñeyro. Y es que su ubicación es inmejorable: junto al mayor hotel de lujo de la ciudad, el Alfonso XIII, y a escasos metros de los monumentos más visitados de Sevilla, la Catedral y el Alcázar. Sus 350 plazas están ocupadas al cien por cien en muchos momentos del día, así que la empresa confirma que este subterráneo tiene ya poco margen de crecimiento. Piñeyro, eso sí, reconoce que el parking de la Avenida de Roma es una excepción, que la recuperación del sector es «lenta», más aún para aquellos que están en una zona de la ciudad con menores problemas de aparcamiento. En cuanto a las tarifas, asegura que son «prácticamente inamovibles». Martín Casillas, además, gestiona el nuevo parking –239 plazas– en la Palmera, muy vinculado a los clientes de la clínica Sagrado Corazón de Quirón. «La ocupación sigue cayendo, en 2014 fue un 7%. La mejoría no llega a los barrios»  «De las cien plazas de aparcamiento que tenemos en alquiler, sólo unas 60 están ocupadas, si bien depende de los meses». Eso es lo que explica el gerente de un gran parking privado del barrio de Nervión, un subterráneo que en 2014 no ha sentido ninguna recuperación. «El año que acaba de terminar ha sido malo. La ocupación sigue cayendo, en nuestro caso, en alrededor de un 6 o 7 por ciento», lamenta tras detallar que para ellos la crisis «más gorda» arrancó en 2011. «A partir de ese año la facturación cayó entre un 40 y un 45 por ciento y no nos hemos recuperado todavía, como sí parece que lo están haciendo otros aparcamientos más cercanos al Centro», comentó este gerente. En su opinión, en los barrios los sevillanos han optado por dejar el coche en la calle para ahorrarse los 80, 90 o 100 euros mensuales del alquiler de una plaza de garaje, si bien «hay meses que entran uno o dos vehículos nuevos y otros en los que dejan el alquiler otros tantos». «Hay mucha casuística –apostilla– está, por ejemplo, el que quiere un garaje para guardar el coche durante las vacaciones o el que lo necesita en Feria y Semana Santa porque el barrio pierde mucho aparcamiento por la gente que deja el coche aquí para coger el Metro. Y, sobre todo, el que ahora ya no puede pagarlo». En cuanto a los precios, este empresario indica que se ha mantenido desde 2006 y que es «un logro» porque, por lo general, en los barrios los arrendamientos han caído. «Nosotros hemos logrado mantenerlo y, por supuesto, ni nos hemos planteado subir los precios porque esto nos haría perder más clientes», asegura. En su opinión, algunos parking del Centro también tienen «problemas», pero allí la necesidad de un garaje es mucho mayor que en los barrios. «En Sevilla Este o en barriadas más alejadas de centro histórico el grado de ocupación cayó un disparate, así que la recuperación nos llegará más lentamente», pronosticó con la esperanza de que 2015 «por fin sea el año del cambio de tendencia».

  • 1