Local

Los colegios de Nervión y Centro no recibirán más niños por aula

Educación descarta aumentar la ratio en la capital por primera vez en diez años

el 12 may 2010 / 20:34 h.

TAGS:

Colegios como el Buen Pastor no recibirán más niños por aula pese a la presión de las familias.

Apenas dos días después de que se hicieran públicas las listas de colegios con plazas vacantes para los niños que no lograron entrar en el colegio que habían elegido, la Delegación Provincial de Educación advirtió ayer que este año "no se ampliará la ratio escolar en ningún barrio ni distrito de Sevilla". Los que han quedado primeros en lista de espera no entrarán por vía administrativa, como ha ocurrido otros años, y tendrán que matricularse en alguno de los colegios que les han ofrecido como alternativa.


Es la primera vez en al menos diez años que la administración educativa no se ve forzada a reabrir el proceso de escolarización para permitir que entren más niños por aula de los que inicialmente accedieron en el reparto de plazas. Históricamente, los barrios de Nervión, Casco Antiguo y Los Remedios, con más demanda que oferta, siempre han visto cómo después de cerrar la lista de admitidos Educación volvía a abrirla para aumentar la ratio de uno a tres alumnos más por clase. El curso pasado esta solución sólo se aplicó en el Centro (18 colegios) y en Nervión (23), admitiendo un niño más por aula de Infantil.


Este año el delegado Jaime Mougan ya lo ha descartado de antemano, porque cuenta con más vacantes en ambos barrios gracias a los dos nuevos colegios que se han integrado en las zonas: el Virgen de la Esperanza, en la calle Recaredo, es un centro de Educación Especial que se ha reconvertido en colegio de Infantil y Primaria, y al que le han quedado 71 plazas vacantes. Mientras en Nervión, una extensión de FP del IES Martínez Montañés, cerca de la Avenida de la Cruz del Campo, también se ha transformado en colegio, con 50 plazas más. Además, a la espera de estudiar la tendencia en la matriculación de este año, la delegación estima que las solicitudes con puntos por domicilio laboral -las más habituales en estos barrios con tantas oficinas y centros comerciales- han dejado de crecer respecto al curso pasado.


Tanto en el Centro como en Nervión, docenas de niños tendrán que ser reubicados en otros centros escolares, porque el exceso de demanda en algunos colegios ha dejado a muchos en lista de espera. También ha habido un sorprendente repunte de solicitudes en la zona de Los Pajaritos-Candelaria-Cerro-Amate, donde más de 150 niños tendrán que ser reubicados en otros colegios por falta de plazas suficientes tanto en centros públicos como concertados.


La ratio oficial en los colegios de Infantil y Primaria de Andalucía es de 25 niños por aula, aunque la normativa permite llegar hasta 28 si la demanda excede la oferta de plazas. En teoría ese margen de maniobra se deja abierto por si a lo largo del curso escolar llegaran más niños trasladados de otros colegios, o hijos de familias que trabajan en el mercado ambulante o hijos de inmigrantes... Pero en el Centro, en Nervión y en Los Remedios -también solía ocurrir en Sevilla Este hace unos años-, el desequilibrio entre oferta y demanda era una constante, y la Delegación de Educación, sistemáticamente, aceptaba ampliar la ratio desde el principio, y esto provocaba que muchas escuelas, a mitad de curso, recibían nuevo alumnado y su ratio sobrepasaba los límites legales (más de 28 por clase).


Este proceder se vio agravado por la presión de las familias. En la órbita de algunos colegios concertados católicos, como el Portaceli, el Buen Pastor, el María Auxiliadora en el Centro, o los Padres Blancos en Los Remedios... empezaron a gestarse plataformas de padres de alumnos que exigían a la administración, primero que se ampliase la ratio en sus zonas, y segundo que se concertasen más aulas en los centros religiosos. Al principio, Educación se resistía a ampliar la ratio en un distrito escolar donde aún quedaban vacantes.


Pero las familias reclamaban plazas en colegios concretos y no aceptaban la escuela más próxima, que la Junta les ofrecía como alternativa. La Ley Orgánica de Educación permitía subir la ratio en subzonas o barrios de un mismo distrito escolar, sin que la medida afectase a toda la zona. Y la delegación empezó a aceptar ampliación de ratio, pese al excedente de plazas en una zona, "porque existía una demanda real en colegios concretos". Las plazas nuevas en los centros más demandados -habitualmente concertados- se ocupaban inmediatamente por los primeros alumnos en lista de espera. Mientras las escuelas vecinas con un exceso de vacantes -públicas- eran las que recibían a los estudiantes que llegaban con el curso empezado. Educación asegura que este curso ha calzado mejor el ajuste entre oferta y demanda de plazas. Ese equilibrio es el que usa Mougan para rechazar el aumento de la ratio, porque dispone de vacantes para todos los que han pedido plaza en Nervión y Centro. Aunque a la hora de hacer efectiva la matrícula, sobren incluso más plazas, porque las familias que no han logrado el colegio que querían terminan por no matricular a sus hijos o buscan otro colegio en otra zona.

  • 1