jueves, 15 noviembre 2018
20:30
, última actualización
Local

Los colegios más demandados admitirán a 26 alumnos por aula

Los centros tienen ya la opción de tener un niño más por clase y de ampliar a 28 si lo justifican.

el 08 may 2012 / 21:26 h.

TAGS:

Los colegios de Sevilla donde la demanda de plazas de Infantil haya rebasado con creces la oferta van a admitir, de entrada, a 26 alumnos por aula, en lugar de 25, que es el mínimo que establece la ley. Así constaba ayer por la mañana en el sistema informático de la Consejería de Educación, un registro donde los directores de centro pueden conocer el total de las vacantes que oferta su colegio. A los directores, según pudo saber este periódico, también se les ha informado de que podrán flexibilizar la ratio hasta 28 niños por aula si la lista de espera sigue siendo muy alta una vez se que se publiquen las listas provisionales de admitidos, aunque fuentes de la Delegación de Educación negaron que exista una instrucción al respecto. Precisamente, las listas según el calendario debían salir mañana pero Educación aún no ha decidido cuándo se publicarán finalmente, ya que está estudiando si aplicará la reforma legal aprobada hace unas semanas por el Gobierno central que permite a las comunidades flexibilizar las ratios hasta 30 alumnos en Infantil y Primaria (y 35 en Secundaria) para ahorrar los 3.000 millones en Educación que están obligadas a recortar (600 en Andalucía).

Al margen de cómo se aplique esta reforma legal, el proceso de escolarización conlleva tradicionalmente un reajuste en la distribución de los niños que en Sevilla suele implicar una ampliación hasta el máximo legal posible hasta ahora (26, 27 o 28 por clase, según las necesidades) en los distritos con más demanda, sobre todo Nervión y el Casco Antiguo. En el Centro, por ejemplo, los 22 colegios del barrio, que ofertaban unas 500 plazas en total, han recibido 83 solicitudes de más, concentradas en el colegio Huerta de Santa Marina (que recibió 50 solicitudes frente a las 25 plazas ofertadas), el Sor Ángela de la Cruz o el Macarena (con diez niños de sobra cada uno).

Aunque en general este año las solicitudes en Sevilla -7.093- han bajado respecto al curso pasado (191 menos) tras el incremento del año anterior y la oferta de plazas supera a la demanda (siempre hay que ofertar más puestos), es habitual que las peticiones se concentren en determinados colegios, la mayoría concertados, y la controversia entre la política de la Junta contraria a aumentar la ratio por considerar que perjudica la calidad educativa choca con el derecho que esgrimen los padres a elegir colegio y que muchos reclaman en los tribunales con resultados dispares. No obstante, estas presiones y las decisiones de Educación llegan a posteriori, una vez publicadas las listas de admitidos. Previamente hay un primer reajuste. Una vez cerrado el proceso para presentar las solicitudes, las comisiones de garantías de cada zona de escolarización se reúnen cada año para estudiar una primera distribución de la demanda que pueda solventar casos menores en los que sobran tres o cuatro niños que se distribuyen en los centros de la zona.

Ése es el proceso que ya se ha producido y en virtud del cual hay colegios que han recibido la comunicación de que contarán con unidades de 26 alumnos, aunque desde la Delegación de Educación no pudieron precisar cuántos y aclararon que esta distribución es este año más provisional que nunca, dado que la Junta aún no ha tomado una decisión sobre la posible aplicación de la ampliación de ratio hasta el nuevo límite marcado por el Gobierno central, a un día de tener que publicar las listas de admitidos según el calendario inicial previsto.decisión pendiente. El anterior consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica -la nueva titular, Mar Moreno, tomó posesión el lunes-, no dudó en calificar el aumento de la ratio como la medida "más dañina" para la calidad educativa de todas las previstas en la reforma, que incluye también el aumento de las horas lectivas de los profesores de Secundaria y la prohibición de no sustituir bajas de docentes de menos de diez días. La aplicación de todas ellas implicaría despedir a 2.200 interinos en Sevilla, según los cálculos de la Delegación.

El exconsejero de Educación justificó que el aumento de la ratio tiene un efecto más nocivo en Andalucía porque es la comunidad con una población escolar es muy superior a la de otras comunidades y que crece cada año, al contrario de lo que ocurre en las regiones vecinas. Aún así, De la Chica no quiso pillarse los dedos, estando en funciones, porque aunque la Junta rechaza la medida por razones educativas, quizá tenga que asumirla por cuestiones económicas.

  • 1