Local

Los concejales de Burguillos dejan de cobrar para pagar a su plantilla

Los ayuntamientos se agarran a un clavo ardiendo para evitar una sangría de despidos por la crisis del ladrillo. En Burguillos, los concejales no cobraron en julio para que su plantilla no se quedara sin paga extraordinaria. La situación es tan crítica que sopesan pedir la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo.

el 15 sep 2009 / 10:21 h.

TAGS:

A. V. / I. A.

Los ayuntamientos se agarran a un clavo ardiendo para evitar una sangría de despidos por la crisis del ladrillo. En Burguillos, los concejales no cobraron en julio para que su plantilla no se quedara sin paga extraordinaria. La situación es tan crítica que sopesan pedir la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo.

El Ayuntamiento de Burguillos se ha convertido en la última víctima de la crisis del ladrillo. El equipo de Gobierno ha admitido que la situación es crítica y hasta barajan la posibilidad de plantear un Expediente de Regulación de Empleo como los de Almensilla y Valencina de la Concepción. "Cada día nos despertamos con la idea de ver cómo ajustar el presupuesto para llegar a fin de mes", confiesa Mariana Pérez, la primera teniente de alcalde de Burguillos.

La última acción del equipo de Gobierno ha sido renunciar a sus sueldos como concejales en julio para que la plantilla municipal recibiera la paga extraordinaria. A ello se unen recortes presupuestarios en el festival flamenco o las fiestas patronales. Todo con tal de implantar una política de austeridad y evitar tener que despedir a sus empleados, algo que buscan mantener hasta diciembre cuando prevén recibir "un aumento de la financiación por un censo superior a los 5.000 habitantes".

Más despidos. Por contra, otros ayuntamientos no soportan la presión a la que se está viendo sometida su precaria economía y, al igual que Bollullos de la Mitación o Alcalá del Río, ya han empezado a prescindir de trabajadores. El Ayuntamiento de Gelves no ha renovado a 40 personas que estaban trabajando en las obras de la casa consistorial, además de frenar en seco cualquier inversión prevista. "Los proyectos tendrán que esperar, aunque este año ya hemos hecho la oficina de turismo y el salón municipal", según explicó ayer el alcalde de Gelves, Miguel Lora (IIG), que aclaró que la plantilla se mantendrá tal cual al igual que los servicios de guardería, deportes o ayuda a domicilio. Y es que la reducción de gastos ha llevado incluso a cerrar una de las dos piscinas municipales.

En la misma tesitura está Espartinas. El Ayuntamiento ha suprimido el servicio de ayuda a domicilio, lo que ha supuesto la anulación del contrato de 15 emplea- dos, que espera reincorporarlos una vez reciba las subvenciones para la aplicación de la Ley de Dependencia. Además, otros cien empleos dependerán del grado de demanda ciudadana de servicios como el transporte escolar o actividades deportivas, que antes eran gratuitos y que este año pasarán a ser prestaciones de pago.

  • 1