Economía

Los concesionarios andaluces frenan la sangría de empleo y facturan el 10% más

El sector de la distribución y reparación de vehículos en Andalucía constata que el año pasado paró la destrucción de puestos de trabajo y pronostica la creación de nuevo empleo este año

el 10 jul 2014 / 09:30 h.

TAGS:

Los concesionarios andaluces han puesto fin a cinco años de números rojos, tanto en cierre de empresas como en pérdida de puestos de trabajo. El cambio de tendencia se ha iniciado tras constatar que, en 2013, se frenó la destrucción de empleo en el sector, hasta el punto de que consideran que, a partir de este mismo año, se podrá empezar a crear nuevos puestos de trabajo. Y es que el año pasado solo se perdieron 34 empleos (el 0,27 por ciento), cifra muy alejada de los 371 destruidos en 2012, de los 548 de 2011 o de los 1.983 del primer año de crisis, 2008. Los concesionarios constatan cómo las ayudas del Plan PIVE han dinamizado las ventas de coches. / Foto: Paco Cazalla Los concesionarios constatan cómo las ayudas del Plan PIVE han dinamizado las ventas de coches. / Foto: Paco Cazalla Y ello, gracias al revulsivo que han supuesto las ayudas del Plan PIVE –que afrontan ya su sexta edición– reclamadas por el sector y que han dinamizado las matriculaciones e impulsado la renovación del parque automovilístico. En el caso concreto de Andalucía, estos incentivos han permitido al sector incrementar la facturación hasta los 2.934 millones de euros, lo que supone una mejora del 10 por ciento. Así se puso de manifiesto en la cuarta edición del Foro de Automoción de Andalucía, celebrado ayer en Fibes, y organizado por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), la Federación de Concesionarios de Andalucía (Fecoan), y la Federación de Empresarios del Metal (Fedeme), que congregó a cerca de un centenar de empresarios de la distribución y reparación de vehículos. De esta manera, los concesionarios oficiales empleaban el año pasado de forma directa a un total de 12.645 personas en la comunidad autónoma, «una cifra muy parecida a la del ejercicio de 2012», precisaron las patronales del sector. Aun así, la crisis ha pasado factura, lo que se ha traducido en la pérdida de 4.299 puestos de trabajo, consecuencia del cierre y la reestructuración de las redes oficiales de distribución, que se ha saldado en estos últimos cinco años con el cerrojazo de 144 empresas de este tipo. Así, los puntos de venta en la comunidad alcanzan los 425, frente a los 569 de 2007, lo que representa una reducción del 25,3 por ciento. Según los datos expuestos en el foro y proporcionados por la consultora MSI, las ventas de coches en Andalucía cerrarán con un crecimiento del 14 por ciento, hasta contabilizar alrededor de 96.000 matriculaciones. También aumentarán las operaciones de adquisición de vehículos usados, con un avance del 8 por ciento, hasta las 335.000 ventas, al cierre de este ejercicio. La comunidad andaluza, además, acaparó el 15 por ciento de las solicitudes de ayudas de España del Plan PIVE, que en sus cinco ediciones han permitido achatarrar 62.878 coches con más de diez años de antigüedad. De esa cifra, a la provincia de Sevilla correspondieron un total de 18.963 operaciones. Por otro lado, el sector también puso de manifiesto otra realidad. Y es que las reparaciones de vehículos en Andalucía retrocedieron un 9,2 por ciento el año pasado, una caída algo más «acentuada» que la registrada en el conjunto de España, donde bajaron un 7,8 por ciento, lo que, según el sector, se debe como principal causa por el envejecimiento del parque móvil. Así lo refleja el informe Instantánea de la posventa en Andalucía, elaborado por la consultora experta en siniestros Audatex. Este envejecimiento se suma al descenso acumulado de las matriculaciones en los últimos años y a la proliferación de talleres ilegales, que concentran una de cada cuatro reparaciones. Sin embargo, el estudio –realizado a partir del análisis de más de 4,2 millones de valoraciones de siniestros– constata que la caída de las reparaciones en Andalucía se suavizó en comparación con el ejercicio 2012, cuando bajaron un 12 por ciento, y prevé que este año se contenga todavía más el ajuste en el sector, con un retroceso del 5 por ciento.

  • 1