Economía

Los concesionarios andaluces pierden 700 empleos en seis meses

El fin del Plan 2000E y el alza del IVA impactan en un sector del que dependen 23.000 trabajadores en la comunidad.

el 12 feb 2011 / 20:06 h.

TAGS:

Con la supresión de las ayudas públicas, la actividad de los concesionarios se ha ido reduciendo en los últimos meses.

El sector del automóvil ha iniciado 2011 con la misma tendencia con la que concluyó 2010, un año que dejó un sabor agridulce pues si en el primer semestre las ventas iban viento en popa, en la segunda mitad el cóctel formado por el fin de las ayudas del Plan 2000E, la subida del IVA (del 16% al 18%) y el alza del impuesto de matriculación en algunas comunidades autónomas, resultó letal y acabó hundiendo el mercado.

De hecho, esa dualidad amortiguó el balance de las ventas del ejercicio que, no obstante, sí tuvo otros efectos colaterales.

Desde la finalización del Plan 2000E -cuyos recursos se agotaron el pasado mes de junio- hasta final de 2010, se han destruido 700 puestos de trabajo en las concesiones andaluzas, una red formada por 450 concesionarios que dan empleo a 23.000 personas en la comunidad, según los datos de la patronal Faconauto, que cifra en torno a 5.000 los despidos que se han sucedido en los últimos seis meses en el conjunto del país.

Y las previsiones no son muy halagüeñas. Según su presidente, Antonio Romero-Haupold, a los 30.000 puestos de trabajo que se perdieron ya en 2009 en el ámbito nacional antes del respiro que trajeron las ayudas, habrá que sumar la desaparición, entre este año y el próximo si no se pone remedio, de entre un 20% y un 25% de la red de concesionarios española, integrada por 3.200 puntos, y de la que dependen 150.000 trabajadores.

Una situación que se traducirá en que no se podrá encontrar ningún punto de venta en las poblaciones que tengan menos de 50.000 habitantes.

A su juicio, en enero se ha demostrado lo que está por venir. Y es que por cada cinco empleados se vendió un solo vehículo, lo que no da para mantener tantas nóminas, explicó. Para el conjunto de España, Faconauto pronostica un descenso de las ventas de alrededor del 10%, hasta alcanzar las 870.000 unidades, frente a las 985.000 con las que se cerró el año pasado.

En el caso la provincia de Sevilla se matricularon en enero un total de 1.611 vehículos y todoterrenos, lo que representó un retroceso del 38,75% en comparación con el primer mes de 2010.

Pero el hundimiento es aún mayor, del 47,22%, si se analiza el canal de clientes particulares, puesto que las ventas a empresas y el renting mantienen tasas positivas de crecimiento.

EVOLUCIÓN. La patronal no tiene aún previsión de los números con los que cerrará el mercado en Andalucía este ejercicio, pero sí ha hecho ya sus estimaciones para los próximos meses.

Así, según los datos proporcionados por MSI (Sistemas de Inteligencia de Mercado) para Faconauto, se espera cerrar este mes de febrero con una contracción del 31,21%, hasta los 8.564 vehículos, mientras que el descenso se ahondará en marzo, con una caída del 33,85% y 10.282 unidades, y para abril se augura un retroceso del 37,78%, hasta los 7.812.

La caída de las ventas se deja sentir además en otros servicios, como los de posventa, a los que tratan de aferrarse muchos negocios para paliar en parte el descalabro. Sin embargo, la actividad de los talleres oficiales -que arreglan los vehículos de hasta cinco años de antigüedad- se ve mermada de forma proporcional al descenso de matriculaciones. "Es la resaca de la falta de ventas", afirma.

Según Romero-Haupold, si el año pasado esta parte del negocio se redujo en un 15%, en 2011 habrá que agregar una caída extra en torno al 10%, al tiempo que lamentó que "al final de la crisis en la red de concesionarios se habrá despedido a más gente de la que trabaja en las fábricas de coches", aseveró.

Faconauto reclama un millón por el anticipo de ayudas
Por si fuera poco caballo de batalla, los concesionarios mantienen viva otra pelea, en este caso por la vía administrativa. Faconauto ha asumido la tramitación para reclamar un total de 2.093 operaciones realizadas por concesionarios andaluces que suman un importe de 1.046.500 euros.

Se trata del dinero que éstos adelantaron en concepto de las ayudas del Plan 2000E y que, por distintos motivos y fallos en el sistema, no pudieron cobrar antes de que se dieran por extinguidos los recursos.

Las reclamaciones -en España han presentado recurso más de 300 concesionarios- se han dirigido tanto al Ministerio de Industria como a los gobiernos autonómicos, que son los que más dinero adeudan.

"Se puede dar el caso de que el concesionario haya adelantado la ayuda y el beneficiario haya declarado esa subvención en el IRPF, con lo que el Gobierno encima gana dinero", relata Romero-Haupold, quien reclama, además, que se elimine el impuesto de matriculación, que no existe en Europa.

El presidente de la patronal incide en que la actual situación perjudica especialmente a Andalucía porque las ayudas públicas se dirigen en su totalidad a las fábricas, mientras que en la comunidad andaluza no hay ninguna, excluyendo a la factoría linarense de Santana, que atraviesa una particular coyuntura.

Por esta razón, Romero-Haupold demanda mejorar las relaciones, "actualmente nulas", con la actual Consejería de Economía, Innovación y Ciencia para exponer la problemática del sector.

  • 1