Local

Los concursos de acreedores descienden un 35% este año

El dato supone una vuelta a las cifras regsitradas en 2008, cuando comenzó la crisis.

el 11 oct 2010 / 18:03 h.

TAGS:

Brotes verdes o que la destrucción de empresas y puestos de trabajo está llegando a un límite insuperable, pero lo cierto es que los juzgados sevillanos están notando en los primeros nueve meses de este año un respiro importante en cuanto a registro de empresas que se declaran en concurso de acreedores (figura que sustituye a la antigua suspensión de pagos) y a los despidos.

Las cifras aportadas por el Decanato de los juzgados hablan por sí solas. En los tres primeros trimestres de 2010, el registro es sensiblemente menor a lo que se contabilizó en 2008, año en el que comenzó la crisis económica y en el que el número de quiebra de empresas se disparó, saturando al entonces único juzgado de lo Mercantil de Sevilla. En un año, estos órganos judiciales han registrado un 35% menos de concursos de acreedores que en el mismo periodo de 2009. O lo que es lo mismo, frente a los 236 concursos que se contabilizaron en los nueve primeros meses del año pasado se ha pasado a 153, dos menos que en 2008. En paralelo a este descenso, también se han registrado menos asuntos relacionados con los concursos, pues de los 1.323 de 2009 se ha pasado a 928, cifra aún lejos de los 528 de hace dos años.

Aunque el descenso no llega a equipararse todavía con las cifras de 2007, año en el que sólo se contabilizaron 23 concursos. No obstante, esta importante bajada supone, además de un dato esperanzador, que los juzgados estabilicen de alguna forma su carga de trabajo. El problema de estos asuntos es que suponen un volumen enorme de papel que hay que trasladar a todas las partes personadas que, en los casos de empresas importantes, pueden a llegar a ser centenares. Sólo el concurso de la entidad inmobiliaria Contsa (cuyo responsable está inmerso también en un proceso penal por estafa) atascó el juzgado al tener más de mil acreedores, lo que incluso provocó que un funcionario se tuviera que dedicar a este caso casi en exclusividad.
Además, desde abril de 2009, coincidiendo con la inauguración del llamado edificio puente, funciona el Juzgado de lo Mercantil número 2, que permitió liberar de trabajo al primero. Es más, durante un tiempo el número 1 estuvo exento de nuevos casos para aliviar su carga de trabajo. Ahora, con este descenso, ambos juzgados se han visto más liberados.

El que haya menos empresas que se presentan en suspensión de pagos tiene también una consecuencia directa en el mercado laboral: hay menos despidos. Desde que comenzara el año 2010 los juzgados de lo Social están notando una bajada constante de este capítulo de forma que si en el los seis primeros meses del año ya habían bajado un 25% con respecto al mismo periodo de 2008, a la fecha de hoy la bajada es ya del 47%. De hecho, los despidos han bajado más que los concursos de acreedores, porque no todas las empresas que acaban despidiendo trabajadores se encuentran en situación de quiebra.

Los juzgados de lo Social de la ciudad venían afrontando desde hace un par de años, coincidiendo con la crisis económica, un repunte de casos que provocó que no fueran capaces de gestionar el volumen de asuntos, teniendo incluso que llegar a fijar los juicios con hasta año y medio de demora. Dada esta situación, el Ministerio de Justicia puso en marcha un plan de refuerzo con jueces de apoyo a estos juzgados que se encargarían exclusivamente de los juicios por despido. Esta medida pretendía no sólo aligerar la carga de trabajo de los magistrados titulares, sino también evitar costos extra al Estado, ya que éste debe abonar los salarios de tramitación si 60 días después del despido, éste no se ha resuelto aún.

De esta forma, de los 5.033 despidos que se contabilizaron en los nueves primeros meses de 2008, se pasó a los 4.512 de 2009, mientras que en lo que va de año se han registrado 4.187.

  • 1