Los consejeros de Griñán son desconocidos para los andaluces

14 de los 15 miembros de la Junta de Andalucía son anónimos para el 85% de los electores. La titular de Obras Públicas, Rosa Aguilar, es la más conocida pero baja su popularidad.

el 21 feb 2010 / 20:12 h.

Nueve de cada diez andaluces encuestados no sabe quién es la responsable de economía de la comunidad autónoma. Ni quién se encarga de la sanidad, ni de la justicia ni del empleo ni de la vivienda ni del medio ambiente ni de la cultura ni del turismo ni de la agricultura. Y sólo dos de cada diez reconocen a las titulares de Bienestar Social (21,5%) y de Educación (20,3%). Las políticas más sociales, visibles y mediáticas, aquellas donde el Gobierno socialista pone más énfasis en divulgar y con las que quiere que el electorado les identifique están representadas por personas casi anónimas para los entrevistados.

 

14 de los 15 consejeros son desconocidos para el 85% de electores de la comunidad. La más popular del Gobierno vuelve a ser Rosa Aguilar, titular de Obras Públicas, con un índice de familiaridad del 50,5%, el doble o incluso el triple que algunos de sus compañeros. En segundo lugar están los dos consejeros con más peso político: Luis Pizarro, de Gobernación (25,1%) y María del Moreno en Educación (20,3%), cuyo papel en el partido les coloca por encima del resto en cuanto a relevancia.

Sin embargo, todos los consejeros, excepto Rosa Aguilar, han mejorado sus resultados respecto al año pasado. Aguilar era más conocida hace un año como alcaldesa de Córdoba (bajo las siglas de IU) que ahora como consejera. Su popularidad ha sufrido un declive sin precedentes desde que entró en la Junta. Entonces era conocida por el 58,8%, casi lo mismo que el presidente, y ahora ha perdido ocho puntos porcentuales.

En los últimos meses, Griñán ha vuelto con frecuencia a insistir en una misma idea para el desgaste de la Junta: la necesidad de explicar bien el trabajo que realiza el Gobierno andaluz, de saber comunicarlo. Ese trabajo, por áreas, lo diseñan técnicos, expertos y equipos de trabajo multidisciplinares, pero lo coordinan y representan políticos, responsables de aprobar, desarrollar y dar a conocer los ejercicios de la Junta de Andalucía.

La más desconocida del Gobierno es Clara Aguilera, que ya era consejera con Chaves. La titular de Agricultura y Pesca casi ha desaparecido para los encuestados, sólo un 8,9% sabe quién es. Pero otros veteranos de Chaves son igualmente desconocidos: Rosa Torres (Cultura: 10,7%), Cinta Castillo (Medio Ambiente: 10,8%), Antonio Fernández (Empleo: 13,1%) y Juan Espadas (Vivienda: 9,2%) son los menos familiares. Dos de los políticos más anónimos para los andaluces -Espadas y Antonio Ávila, número dos del Gobierno (9,1%)- son además los menos conocidos entre los votantes de su propio partido.

En las filas del PSOE, sólo reconoce su nombre un 10,7% y un 12,9% respectivamente, y eso que Espadas suena como posible candidato a la Alcaldía de Sevilla. Fernández es el único miembro de la Junta que resulta más conocido entre los votantes del PP (18,1%) que entre los del PSOE (17,4%).

Es habitual en las encuestas que la gente sólo reconozca a los líderes del Gobierno, a los que verdaderamente encabezan los equipos. Gaspar Zarrías, que fue la mano derecha de Manuel Chaves durante 19 años y cuya presencia en los medios era constante, tenía un índice de popularidad del 37% en el último sondeo del Centro Andaluz de Prospectiva que publicó El Correo, cuando aún formaba parte de la Junta (noviembre 2007).

El sondeo PULSO deja entrever, además, que no sólo se desconoce quién es quién dentro del Consejo de Gobierno andaluz, sino que los sondeados tampoco conocen las políticas que corresponden a cada uno de sus departamentos y la labor que desarrollan.

  • 1