Local

Los constantes abucheos y gritos contra Zapatero marcan el 12-O

el 12 oct 2009 / 19:27 h.

TAGS:

Rodríguez Zapatero, con José Bono y Javier Rojo, ayer en el desfile.


Los abucheos contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, marcaron el desfile militar celebrado ayer con motivo de la Fiesta Nacional, presidido por los Reyes y que sirvió para rendir homenaje a las misiones españoles en el exterior.

Más de 4.200 militares, 209 vehículos y 58 aeronaves participaron en la parada militar, a la que asistieron representantes de las más altas instituciones del Estado. El momento más emotivo fue el acto de homenaje a los caídos, en el que 38 familiares de víctimas de militares y guardias civiles fallecidos este año "en acto de servicio" protagonizaron la ofrenda, junto con el Rey, el presidente del Gobierno y los presidentes del Congreso y Senado.

Antes de volver a la tribuna principal, el rey Juan Carlos, vestido con su uniforme de capitán general de las Fuerzas Armadas y sin la barba que lucía este verano, aprovechó para saludar uno a uno a todos los familiares de las víctimas.
Otra de las novedades del desfile, que este año cambiaba de ubicación y que no contaba con tribunas para el público, fue la marcha de las banderas de las organizaciones internacionales bajo las que están desplegadas las tropas, como ONU, UE y OTAN.

Como se ha repetido en años anteriores, la llegada de Zapatero al escenario central provocó los primeros gritos de "fuera, fuera" y "Zapatero dimisión" por parte de un sector del público asistente, que volvió a protestar en el momento del homenaje a los caídos y al finalizar el desfile, una hora y media después de comenzar.

Charla distendida. De modo distendido y antes de la llegada de los Reyes, Zapatero, en una conversación con la ministra de Defensa, Carme Chacón, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, asumió las protestas y consideró que ya "forman parte del rito". Gallardón, por su parte, consideró que las personas que protestan podían "elegir otro día" y que le parecía "una falta de respecto absoluta".

En las tribunas, el Gobierno en pleno, salvo los ministros de Justicia, Francisco Caamaño, de Fomento, José Blanco, y de Industria, Miguel Sebastián. También asistieron los presidentes del Congreso, José Bono, y del Senado, Javier Rojo, la presidenta del Constitucional, María Emilia Casas, y la cúpula militar al completo, encabezada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general José Julio Rodríguez, y los directores del Centro Nacional de Inteligencia de la Policía y Guardia Civil, han asistido al acto.

Además, estuvieron presentes ocho presidentes de comunidades autónomas (Cantabria, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Canarias, Galicia, Aragón y Madrid) y los de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En las tribunas de autoridades también estuvieron los portavoces parlamentarios y responsables de los principales partidos políticos, entre ellos el presidente del PP, Mariano Rajoy, junto a su mujer.
Por otra parte seis antifascistas fueron detenidos ayer por atacar con botellas y piedras a los participantes en una concentración autorizada del partido ultraderechista Alianza Nacional en una céntrica plaza de Toledo.

Detenidos en toledo. El subdelegado del Gobierno en Toledo, Javier Corrochano, informó de que las detenciones ocurrieron después de que una veintena de encapuchados irrumpiera en la concentración. En dicho acto ultraderechista se reunieron un centenar de personas, en su mayoría jóvenes, que portaban banderas rojigualdas sin escudos, salvo alguna con emblemas preconstitucionales, y que estaba encabezada por una pancarta en la que se leía "Alianza Nacional, nación, raza, socialismo".

Euskadi también tributa a los militares

n El consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, aseguró ayer que su presencia, en representación del Gobierno vasco, en el desfile de las Fuerzas Armadas es “un acto de normalidad democrática” con el que pretende mostrar su “homenaje y cariño” a las todas las víctimas de las Fuerzas Armadas asesinadas por la banda ETA.
En declaraciones a Europa Press, Ares dijo “respetar” pero “no comprender” las críticas de partidos como EA y Ezker Batua por la presencia de representantes institucionales vascos en el desfile, a la vez que pidió que se respete “una presencia que representa la normalidad democrática de un Gobierno surgido del Estatuto, de un Estatuto que emana de la Constitución”.
“Nosotros siempre hemos dicho que queremos representar adecuadamente a toda Euskadi y así es como hay que interpretar mi presencia aquí, como una representación de normalidad democrática del Gobierno de Euskadi”, insistió.
Ares explicó asimismo que acudió a los actos –también estuvo presente la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga– para mostrar el homenaje del Gobierno vasco “al trabajo constitucional que están haciendo las Fuerzas Armadas contra ETA”.

  • 1