Economía

Los contratos de formación se amplían a jóvenes hasta 30 años

El Gobierno renuncia a flexibilizar los empleos a tiempo parcial pero reforma de nuevo este modelo.

el 23 ago 2011 / 21:04 h.

Los ministros de Trabajo siguen atentamente la intervención del presidente Zapatero en el Congreso.

El Gobierno no tiene previsto aprobar en el Consejo de Ministros del viernes cambios en la regulación del contrato a tiempo parcial, como pedían los empresarios y rechazaban los sindicatos, pero sí tocará el contrato de formación, que los empleadores podrán hacer a trabajadores de hasta 30 años de edad. En la última reforma laboral, se amplió de 21 a 25 años la edad límite para este tipo de contrataciones pero solo hasta final de este año.

El objetivo es facilitar el acceso al mercado laboral de los jóvenes, en un momento en el que la tasa de paro juvenil supera el 40% pero el contexto económico se presenta "más exigente".

Los empresarios habían pedido al Gobierno más flexibilidad en los contratos a tiempo parcial, de forma que pudieran distribuir según sus necesidades el 10% de la jornada laboral de los trabajadores sujetos a estos contratos. Los sindicatos no lo veían con buenos ojos y así se lo hicieron saber al presidente el Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la carta que los líderes de UGT y CCOO, Cándido Méndez y José Ignacio Fernández Toxo respectivamente, le remitieron la semana pasada. En dicha misiva señalaban que la contratación a tiempo parcial "en ningún caso" debe convertirse en el principal mecanismo de entrada al mercado laboral sin mantener los derechos y la protección social de los trabajadores.

Por ello, el hecho de que el Gobierno parezca haber renunciado de momento a ello fue interpretado por los sindicatos como un "gesto" hacia ellos, después de que UGT y CCOO se ofrecieran también en su carta a prolongar la moderación salarial.

Sin embargo, la reforma del contrato de formación también despierta recelos en las organizaciones sindicales. El secretario de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, lamentó la falta de claridad de Zapatero sobre lo que pretende hacer con este modelo de contratación. "No sé si esto sustituye la posibilidad de negociar el modelo dual de formación o si es un guiño a las empresas", señaló Lezcano. Desde UGT, el secretario de Acción Sindical, Toni Ferrer, también criticó en un comunicado que el presidente haya planteado cambios en la contratación de manera "abstracta", y pidió que el Gobierno impulse programas de empleo orientados a los jóvenes y también a los parados de larga duración.

A éstos va dirigido otra de las medidas anunciadas ayer por Zapatero en el pleno del Congreso, y que había pedido el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, y también los sindicatos: la prórroga de la ayuda de 426 para desempleados que hayan agotado todas las prestaciones.

Con todo, y pese a que en su intervención el presidente agradeció explícitamente a UGT y CCOO la "muestra de responsabilidad" dada con su oferta de mantener la moderación salarial, los sindicatos le dejaron claro que ésta tiene un precio y las medidas anunciadas no son "suficientes".

La norma también incluirá la remisión al primer semestre de 2013 de la implantación del Fondo individual de capitalización mantenido a lo largo de toda la vida laboral previsto para casos de despido, completar la formación o, en último término, en el momento de la jubilación.

Salgado no aclara si las fortunas pagará más

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, no aclaró ayer si el Ejecutivo se está planteando la posibilidad de recuperar el Impuesto sobre el Patrimonio y aseguró que una decisión de este tipo se estudia en 24 horas. “El Gobierno no ha recuperado el Impuesto de Patrimonio por el momento”, aclaró Salgado en los pasillos del Congreso, donde no quiso decir si el Consejo de Ministros adoptará el viernes esta decisión, ya que, según insistió, si así fuera, “no se habría decidido a estas alturas”. El diario El País publicaba ayer que el Ejecutivo estudia recuperar el Impuesto de Patrimonio, el mismo que eliminó en 2008 alegando que se había convertido en un impuesto para las clases medias.

El candidato que el PSOE presenta a esas próximas elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya anunció el pasado 9 de julio su intención de recuperar este tributo. “Nosotros [el Gobierno] quitamos el Impuesto de Patrimonio, es verdad que era otro momento, pero ahora ha llegado el momento de que nos lo replanteemos y lo volvamos a poner”, justificó el exvicepresidente del Ejecutivo.

En su día, José Luis Rodríguez Zapatero eliminó este gravemen, un compromiso de su programa electoral, al sostener que se había convertido en un tributo para las rentas medias y no altas. En este contexto, UGT y CCOO dijeron ayer estár dispuestos a ampliar la vigencia del acuerdo de negociación colectiva, que expira en 2012, si se desbloquea la negociación colectiva, si las empresas reinvierten beneficios en la actividad productiva, si se recupera el Impuesto de Patrimonio y de Sucesiones y si se controlan los precios (la inflación).

Los ricos franceses piden abonar más impuestos

Varias de las mayores fortunas y de los principales empresarios de Francia, incluyendo a la multimillonaria heredera de L’Oreal, Liliane Bettencourt, y a los consejeros delegados de multinacionales como Veolia, Danone, Total o Société Générale, han firmado una propuesta en la que solicitan al Gobierno galo que establezca una “contribución excepcional” que grave a las rentas más elevadas y colaborar así en el “esfuerzo solidario” necesario para respaldar el futuro económico del país galo. “Nosotros, presidentes y directivos de empresas, hombres y mujeres de negocios, financieros, profesionales o ricos, pedimos la instauración de una contribución especial que afectará a los contribuyentes franceses más favorecidos”, expone la carta publicada por el semanario galo ‘Le Nouvel Observateur’.

“Somos conscientes de que nos hemos beneficiado plenamente de un modelo francés y de un entorno europeo con los que estamos comprometidos y que queremos ayudar a preservar”, señala la misiva, firmada por 16 de las mayores fortunas y principales empresarios del país galo. “Esta contribución no es una solución en sí misma, por lo que tiene que formar parte de un esfuerzo más amplio de reforma, tanto de los gastos como de los ingresos”, reconocen los promotores de la propuesta. Asimismo, los firmantes de la carta subrayan que “en un momento en el que el déficit de las cuentas públicas y las perspectivas de un agravamiento de la deuda del Estado amenazan el futuro de Francia y de Europa, en un momento en el que el Gobierno nos pide a todos un esfuerzo de solidaridad, nos parece necesario contribuir”.

La carta, que emula la propuesta del multimillonario estadounidense Warren Buffet, quien recientemente solicitó a la Casa Blanca un alza tributaria para las grandes fortunas, está firmada por ejecutivos de L’Oréal, Veolia Environnement, Accor, Fimalac, Publicis, Total, Société Générale, Nouvel Observateur, Leonardo & Co France, Danone, Orange, Volvo, Meetic, Air France-KLM y la compañía PSA Peugeot Citroën. 

  • 1