Economía

Los controladores aéreos ‘sólo’ cobrarán 200.000 euros al año

Blanco quiere bajarles el sueldo y aún cobrarán «2,5 veces más que yo»

el 19 ene 2010 / 20:48 h.

Guerra cada vez más virulenta mientras se prolongan los problemas en el aeropuerto madrileño de Barajas. El ministro de Fomento, José Blanco, indicó ayer que durante este trimestre abordará la negociación para reducir el salario de los controladores aéreos hasta un promedio anual de 200.000 euros, lo que permitirá recortar las tasas de navegación aérea el 15%.

Durante su intervención en el Foro Cinco Días, señaló que para que el nuevo modelo de gestión de AENA sea eficiente y competitivo requiere como "primera medida" el recorte de las tasas de navegación aérea para equipararlas a la media europea.

En la consecución de ese objetivo, se acometerá el recorte salarial de los controladores aéreos hasta 200.000 euros anuales. "Y para quien [aún] sienta lástima" hacia ese colectivo de trabajadores, sus ingresos supondrían todavía "el triple de lo que gana un médico de La Paz o un juez, y dos veces y media más de lo que gana este ministro".

Blanco apuntó que en la última década la masa salarial de los controladores aéreos ha aumentado de 140 a 730 millones, algo que "no es eficiente y supone un problema dentro del ámbito europeo". Según dijo, ésta es la principal causa de que España tenga el coste de navegación aérea más alto de toda la Unión Europea y que el déficit de AENA, asimismo, crezca al ritmo anual de 300 millones. "Con los actuales costes de navegación no hay sector privado que quiera participar en la navegación aérea".

La reducción sería de algo más de un tercio respecto la media de 334.000 euros que se embolsaron esos profesionales en 2008, según datos de Fomento, ejercicio en el que, no obstante, unos 700 recibieron entre 340.000 y 540.000 euros y alguno incluso llegó a cobrar hasta 900.000 euros por acumulación de horas extra.

Los controladores, comentó el ministro, trabajan 1.200 horas al año "cobradas a precio de oro", frente a la media de 1.800 horas del resto de trabajadores. "Y no sólo están en una situación de privilegio, sino que, además, cada poco tiempo generan alguna incomodidad".

Una vez resuelta esa negociación salarial con los controladores, el ministro presentará en el Congreso la ley que definirá la sociedad que gestionará los aeródromos españoles, normativa que fijará "una nueva diferencia entre tasas y precios para dotar, así, de mayor capacidad a los aeropuertos que tengan gestión autónoma singularizada".

Señaló que se dará más peso a las comunidades, a través de los comités aeroportuarios y de ruta, en los aeropuertos que, por su volumen de tráfico y eficiencia económica, tengan una gestión autónoma, si bien hizo hincapié en que ésta no será autonómica, sino autónoma.

"Y gestión autónoma, que no es lo mismo que autonómica, es aquélla en la que el consejo de administración tenga la capacidad en el entorno más inmediato de poder diseñar una estrategia comercial para hacer que el aeropuerto sea más competitivo y con mayor capacidad", explicó el titular de Fomento.

Mientras, la Unión Sindical de Controladores negó ayer "rotundamente" las informaciones que apuntaban a su responsabilidad en los retrasos registrados el pasado fin de semana en Madrid-Barajas, e indicó que la "razón objetiva" de ello fueron las condiciones meteorológicas.

Las acusaciones son, según los controladores, "falsas", dado que, como explicó oficialmente AENA, la causa fue la niebla existente en la capital, lo que "nada tiene que ver con su responsabilidad".

El aeropuerto de Madrid-Barajas activó también el lunes por la mañana procedimientos por baja visibilidad debido a la densa niebla que se extendía sobre el aeródromo, lo que provocó algunos retrasos.

  • 1