Local

Los Cruz y Ortiz se saltan la clase

La Universidad de Sevilla inauguró ayer en presencia del presidente de la Junta la facultad de Ciencias de la Educación. Sus autores, descontentos con las obras, «declinaron» la invitación

el 17 ene 2011 / 16:20 h.

TAGS:

Griñán, en presencia del rector y del consejero De la Chica, charla con unas alumnas.

Está abierta al público desde el pasado mes de octubre, cuando arrancaron las clases, pero ayer la Facultad de Ciencias de la Educación, en Viapol, fue inaugurada por las autoridades competentes encabezadas éstas por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y el rector de la Universidad de Sevilla, Joaquín Luque. Aunque a la clase faltaron dos alumnos destacados.Los autores del proyecto, los arquitectos sevillanos Cruz y Ortiz, "declinaron" la invitación cursada por la Universidad de Sevilla, según reconoció al término de la visita el rector.

Para entender esta sonada ausencia hay que retroceder tres meses, cuando los arquitectos enviaron a los medios un duro comunicado en el que decían no hacerse responsable de los "desperfectos de ejecución" ya que desde 2008 "no estamos al frente de la dirección de las obras". "No asumimos posibles rebajas de calidades del proyecto y desperfectos de ejecución". Al ser consultados por este periódico sobre los motivos por los que no habían asistido, se remitieron a lo dicho entonces. "Para ser coherentes no podíamos ir. Los motivos siguen siendo los mismos que hace tres meses", apuntaron fuentes del estudio de los arquitectos. ¿Tristes? "Más lo es no estar de acuerdo con el edificio", apostillaron a preguntas de este medio.

El rector de la Universidad de Sevilla hizo ayer un ejercicio de diplomacia para evitar un cara a cara con los arquitectos -a los que en la nota oficial de la inauguración se les calificaba como "prestigiosos"-. "Estamos muy satisfechos con el resultado y muy agradecidos por su trabajo", apuntó Joaquín Luque. A lo que añadió para disipar dudas: "En cuanto a que no han sido directores de la obra no son responsables de la misma. Pero todos han podido comprobar hoy [por ayer] que las calidades son excelentes, al igual que la terminación".

La ejecución del edificio fue asumida por el arquitecto de la universidad, Miguel González Vílchez, al no atender la institución a la petición de los arquitectos de contar con materiales y equipamientos que habrían doblado el presupuesto inicial del edificio (22 millones de euros). En tiempos de austeridad, reflexionó la universidad, no se podía hacer semejante esfuerzo.

Ciencias de la Educación ha dado cabida a 13 titulaciones (conviven en estos momentos las antiguas licenciaturas con los grados), más de 5.000 estudiantes y 300 profesores.
Una de las partes más logradas de la facultad es el patio central en el que se plantaron varias especies de árboles (desde chopos a ciruelos japoneses) porque "está demostrado que la diversidad fomenta la imaginación", explicó el director de la Oficina de Sostenibilidad de la Hispalense, Enrique Figueroa.

 

  • 1