Local

Los daños del ‘Rhea’ le impedirán embarcar

La inspección del Puerto de Algeciras ha detectado 24 deficiencias en el buque que varó en algeciras

el 03 feb 2010 / 19:59 h.

TAGS:

La inspección realizada por los técnicos de Capitanía Marítima al barco Rhea, que varó en la playa de El Rinconcillo en Algeciras (Cádiz) el 30 de enero, ha detectado 24 deficiencias graves en el casco de la embarcación que impiden que pueda volver a ponerse en funcionamiento, según informaron ayer fuentes de la Autoridad Portuaria de la bahía de Algeciras.

El carguero, de 105 metros de eslora y bandera panameña, encalló debido al temporal de levante -principalmente a las fuertes rachas de viento que empujaron el buque hacia el interior- y fue rescatado el pasado sábado, tras lo cual otra embarcación tuvo que trasladarlo al dique exento de Isla Verde Exterior en el puerto de Algeciras, donde se ha realizado la inspección.

La Autoridad Portuaria anunció ayer que, ante el cúmulo de deficiencias que sufrió el barco, el procedimiento establece la paralización de la inspección e instar al armador del buque a que realice una auditoría del mismo. "Cada una de las deficiencias graves encontradas en el Rhea sería motivo de detención", advirtieron, señalando que en total se habían encontrado 24 desperfectos.

Entre otras, las deficiencias impiden que el buque cumpla diferentes convenios marítimos internacionales, como el OIT, Solas, Marpol, Francobordo y Titulaciones y Guardias de Mar, además de la Ley de Puertos española.

Rechazó el auxilio. Por el momento, el barco panameño Rhea, tal y como establece la legislación internacional aplicable, sigue detenido y no podrá abandonar el Puerto Bahía de Algeciras hasta que subsanen las taras detectadas. A todo ello se suma el hecho de que el accidente se produjo después de que el capitán del mercante rechazara, según informó Capitanía Marítima, los reiterados ofrecimientos de ayuda y remolque. La Capitanía Marítima de Algeciras ha impuesto además un aval de 200.000 euros al buque.

La madrugada en la que el buque Rhea encalló debido al temporal, la fuerza del viento también provocó que varios buques amarrados rompieran amarras, entre ellos el Teide Spirit, que se encontraba descargando crudo en la monoboya de Cepsa, y que decidió salir a capear el temporal, y el Sea Runner, que se mantuvo atracado en Campamento con la ayuda de los remolcadores.

  • 1