Economía

Los daños del temporal afloran más en los caminos que en los cultivos

Infraestructuras agrarias, remolacha y cereal son los principales damnificados

el 12 dic 2010 / 20:01 h.

En la imagen, un camino rural de la localidad sevillana de Utrera.

A punto de echar el cierre a 2010, Andalucía vive su tercer temporal en lo que va de año. El puente de la Constitución ha dejado importantes destrozos sobre todo en la cuenca del Guadalquivir. "Son fundamentalmente daños en infraestructuras", asegura el secretario general de UPA-Andalucía, Agustín Rodríguez. En estos momentos, las asociaciones agrarias se encuentran valorando los desperfectos ocasionados por las lluvias. Y esta semana habrá cálculos económicos.

Jaén, Córdoba y Sevilla han sido las provincias andaluzas más afectadas, mientras que Almería apenas ha sufrido las consecuencias de este temporal. "Los embalses tienen unos niveles muy altos y continúan los desbordamientos en ríos y arroyos", afirma Rodríguez.

Unos pantanos que alcanzan picos históricos. Desde la Agencia Andaluza del Agua se cifra en un 80% el estado actual de los embalses de la comunidad.

Los cultivos más afectados son el cereal y los hortofrutícolas. Fuentes de Asaja-Sevilla aseguran que se ha perdido alrededor de un 10% o 15% de la superficie destinada al cereal debido al arrastre de las semillas con el agua. Las esperanzas aún no se han perdido, puesto que a todos los agricultores no les había dado tiempo a sembrar.

Desde la patronal agraria se insiste en que es muy difícil volver a resembrar el terreno perdido, porque la fecha idónea para hacerlo está a punto de finalizar. La opción que plantea esta organización a los agricultores más afectados por el temporal es esperar a la primavera e intentar inundar los campos de girasoles.

Los daños del cereal se han producido sobre todo en la zona de la Vega y la Campiña, en aquellos terrenos que se encuentran más próximos a las cuencas de los ríos. Según Agustín Rodríguez, son "las cosechas más perjudicadas".

La remolacha es otro cultivo que verá menguada su producción a causa del temporal. Las cifras que se estiman desde Asaja Sevilla son similares a las del cereal, en torno a un 10% o 15%. Sin embargo, los daños en los cítricos no se pueden valorar, porque si da tiempo a que la tierra trague toda el agua acumulada, la fruta podrá seguir su ciclo normal. No obstante, existe una zona, que es la que abarca toda la Vega del Guadalquivir, que ha padecido mucho las consecuencias de estas últimas lluvias torrenciales. Unas producciones que no se habían inundado en los últimos 20 años.

"Si hubiera seguido lloviendo, se habría hablado de una catástrofe", aseveran las fuentes de Asaja. Una organización agraria que confía en que las aguas vuelvan a su cauce y la producción de cítricos y remolacha pueda salvarse en la medida de lo posible.

El agua no da tregua al campo andaluz. Tres importantes temporales han mermado los cultivos de la región en general y han traído retrasos en las recolecciones o la disminución de la superficie sembrada con respecto al año pasado.

El tiempo pasa y los agricultores andaluces continúan sin ver el dinero prometido por la Junta de Andalucía en indemnizaciones, apuntan las organizaciones del campo. Sólo un 10% de este sector productivo ha cobrado los fondos. Son aquéllos que tienen contratados seguros agrarios. En este contexto, Asaja se queja del recorte presupuestario de la Consejería de Agricultura para ayudar a suscribir pólizas en 2011.

Aquilino Roldán, miembro de la ejecutiva de COAG Sevilla, pide a los agricultores y ganaderos damnificados que se pasen por su ayuntamiento correspondiente para rellenar los impresos en los que se indicarán las pérdidas. "Lo ideal sería que se cobrara para poder invertir en las próximas cosechas", afirma Roldán.

La polémica de los desembalses

Los productores de frutas, especialmente fruta de hueso y cítricos, agrupados en Asociafruit y afectados por los desembalses realizados tras las últimas lluvias estudian una posible querella contra la Administración andaluza, por lo que consideran una "pésima" gestión de los recursos hidráulicos.

Por este motivo, hoy se reúnen con el departamento técnico de la Agencia Andaluza del Agua. Tras la entrevista se tomará una decisión definitiva sobre este asunto. "La causa del desbordamiento no es una falta de previsión, sino que es culpa de la Agencia Andaluza del Agua que ha gestionado pésimamente los desembalses", asevera el presidente de Asociafruit, Javier Rubiol. Desde este organismo se considera que "la Junta no ha sabido racionalizar el caudal de los ríos".

Asociafruit asegura que, "a pesar de los pronósticos meteorológicos que anunciaban fuertes precipitaciones, los desembalses han vuelto a ocasionar daños por segunda vez en este año a una parte muy importante, más de 700 hectáreas, de la superficie de cultivo situada en los márgenes del río Guadalquivir".

Rubiol ratifica que "los embalses continúan sin limpiarse y, por eso, pedimos que la Administración tome conciencia de la situación y se modernicen, igual que los agricultores han tenido que adaptarse a las exigencias del mercado actual".

Una reclamación a la que se añade ASAJA-Sevilla, ya que el temporal ha puesto sobre la mesa "la falta de planificación del Gobierno andaluz y la necesidad de un Plan de Infraestructuras Hidráulicas". No obstante, UPA-Andalucía se desmarca de estas afirmaciones al declarar que los embalses han evitado daños mayores.

  • 1