martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Cultura

Los Delinqüentes: «No creemos en la tristeza, que para eso ya hay otros grupos»

El grupo jerezano -y "garrapatero"- ofrece esta noche el concierto principal del Festival Territorios. A las 00.15 horas en el Monasterio de la Cartuja.

el 02 jun 2010 / 18:33 h.

Diego Pozo, ‘El Rata’, y Marcos del Ojo, ‘El Canijo’, integran Los Delinqüentes.

-Convénzame para ir a un concierto de Los Delinqüentes.
-Somos bastante alegres y garrapateros, que es nuestra palabra. Nos gusta mucho que la gente disfrute y participe, lo demostramos haciendo un recorrido por todas nuestras canciones y también hacemos algo de carnaval y contamos chistes, improvisamos un poco...

-De los territorios que ha conocido en esta gira, ¿con cuál se queda?                                                                                                                                                -Hemos estado en bastantes sitios: Nueva York, México... No sé, le tenemos mucho cariño a Namibia, por la gente de allí, que vive sin prisas y tiene una mentalidad diferente a la de los occidentales, que nos preocupamos por todo. También por el paisaje, las nubes y sus estrellas.

-¿Se parecen los territorios de Sevilla y Jerez?
-¡Claro que sí! Somos hermanos. Lo bueno de Sevilla es que tiene una vertiente musical bastante amplia en rock, como se demostró en los 70 y los 80; y en el flamenco también tiene una trayectoria muy amplia. Entonces, esa similitud tiene mucho que ver, porque nosotros bebemos de ella.

-Autoanalícense. ¿Cómo son Los Delinqüentes?
-Somos un grupo sin trampa ni cartón, que no cree en las radiofórmulas ni en música enlatada porque bebemos de muchos lados: del rock&roll, del flamenco, del reggae... Y yo creo que eso es muy importante, con Los Delinqüentes hay sorpresas hasta el final. El que venga a vernos va a tener alegrías en su vida seguro.

-¿Lo de poner Delinqüentes con q es porque en el fondo son buenos?
-El nombre viene de la canción de Kiko Veneno de 1977 y, por no hacerlo tan parecido a su canción, lo quisimos poner con k. Pero entonces había muchos grupos que la estaban poniendo, así que, para diferenciarnos también de ellos, nos decantamos por la q y la diéresis. Pero sí, somos buena gente [risas].

-Me lo mencionaba antes. ¿Qué es eso del "sentimiento garrapatero"?
-Es todo lo que necesita una persona para sentirse feliz e integrada dentro de nuestro ámbito musical. Nosotros no creemos en los lujos ni en tener más para poder funcionar mejor, sino que pensamos que menos es más: un garrapatero está sentado en un escalón viendo las nubes y es feliz, no necesita tres Playstations, es como lo que te decía antes de Namibia.

-Sin humor, ¿en qué se quedan ustedes?
-También tenemos nuestros días, como todos, siempre no estamos riéndonos, pero en nuestras canciones es difícil expresarlo. No sé, somos del sur y no creemos en la tristeza. Para la tristeza ya hay otros grupos, es mejor el humor que no irte arrastrado por el suelo.

-¿Cuál es la mejor canción que ha escrito?
-Yo no tengo niños, pero cuando los tenga los querré por igual. Hay algunas que las he hecho en momentos especiales, como Dame una pista o La primavera trompetera; pero me quedo con todas porque, si no, no las habría incluido en los discos.

-¿Y se arrepiente de alguna?
-No creo que mole arrepentirse de ninguna. Pero sí hay algunas en el baúl a la espera de que les dé una vueltecita.

-¿Cuál no puede faltar en un concierto suyo?
-La primavera trompetera, El aire de la calle, que es un recuerdo a nuestro desaparecido amigo Miguel Benítez, Pirata del Estrecho o el Después, que hicimos con Bebe. Hay una serie de himnos delinqüenciales que son estandartes del grupo. La gente se viene arriba y nosotros lo disfrutamos.

-Muchachito acaba de sacar un nuevo disco, Kiko Veneno va a hacer la banda sonora de una película, Tomasito también sacó un álbum recientemente, al igual que ustedes. Con tales perspectivas, ¿qué va a ser del G-5?
-Hicimos un concierto hace no mucho en el Viña Rock que tuvo muy buena acogida, con unas 50.000 personas que fueron a vernos. Estuvimos tocando a la par de Barón Rojo, que es un pedazo de grupo musical, y congregamos más gente que nosotros. Nos quedamos con muy buen sabor de boca pero, como bien dice, cada uno tenemos nuestros trabajos de momento. Estamos pensando hacer el año que viene algo juntos, una reunión de amigos en Jerez de la Frontera. Allí sacaremos el vino, el jamón, la guitarra, el boli y el papel; si sale un disco, pues haremos un disco, y si no, pues lo habremos pasado bien.

  • 1