Local

Los desafíos de un país de mileuristas

Un informe realizado por técnicos del Ministerio de Hacienda a partir de los datos de empresas y pagadores de pensiones y del IRPF de 2007 revela que más del 70% de los trabajadores andaluces cobran menos de 1.100 euros brutos mensuales.

el 16 sep 2009 / 07:41 h.

Un informe realizado por técnicos del Ministerio de Hacienda a partir de los datos de empresas y pagadores de pensiones y del IRPF de 2007 revela que más del 70% de los trabajadores andaluces cobran menos de 1.100 euros brutos mensuales.

El porcentaje de mileuristas andaluces supera la media española (63%) en más de siete puntos, aunque tanto uno como otro se sitúan a unos niveles insostenibles en términos de convergencia con Europa.

Mientras el salario medio anual bruto en la UE de los 25 se cifraba en 32.414 euros a mediados de 2008, el español estaba en 21.042, y eso sin contar que en países como Dinamarca, Reino Unido y Alemania la media supera los 40.000 euros. Obviando el hecho de que, de crear el 90% del empleo de la UE en 2003,

España ha pasado a tener la mayor tasa de paro de la zona euro, los niveles salariales denotan una capacidad adquisitiva que ni de lejos puede compararse con la de los vecinos europeos.

La crisis ha hecho mella en el mercado laboral de una forma tan profunda (España es el único país que, estando por debajo de la media europea de remuneración sigue distanciándose de ella por su bajo crecimiento) que cabría preguntarse si la prosperidad de los últimos años en coincidencia con el boom inmobiliario no sería realmente tan ficticia como pregonaban los agoreros de la desconfianza económica.

Ante tan adverso panorama, y en previsión de que se cierre en falso la herida de la recesión, las autoridades económicas deberían asegurarse de que las medidas que se adopten transformen estructuralmente los fundamentos económicos del país.

Aunque en un primer momento hay que acudir al salvamento de los directamente perjudicados por el paro y el endeudamiento, el verdadero objetivo tendrá que ser arbitrar políticas que garanticen, cuando cambie la coyuntura y vuelvan las ganancias a los templos financieros, que la inmensa mayoría de los españoles dejen de tener un empleo precario y mal pagado y se hallen al nivel de sus vecinos europeos.

  • 1