Economía

Los despedidos podrán ampliar los años de cálculo de la pensión

Jubilación, políticas activas de empleo y política industrial, energética e innovación son los asuntos que han cosechado el consenso que hoy se rubrica en Moncloa y que supone el regreso del diálogo social.

el 01 feb 2011 / 11:55 h.

Cándido Méndez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo (CCOO), explicaron ayer su postura ante el acuerdo alcanzado.

Son casi cuarenta páginas que recogen el consenso del Gobierno y los interlocutores sociales en materias tan dispares como pensiones, políticas activas de empleo y política industrial, energética y de innovación. Pero más que el contenido, que también aporta alguna que otra novedad, es un regreso a la senda del diálogo social, roto desde el verano de 2009.

El apretón de manos llegó ya entrada la medianoche del pasado lunes tras seis horas de reuniones en las que se perfilaron algunos flecos del pacto social suscrito unos días antes. Horas más tarde, los órganos de gobierno de UGT y CCOO y de las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme, ratificaban el acuerdo y abrían paso a la foto que hoy se plasmará en Moncloa a mediodía, con Zapatero al frente.

Pero entrando ya en materia, una de las principales novedades que aporta el Acuerdo Social y Económico para el crecimiento, el empleo y la garantía de las pensiones, proporciona cierto alivio a quienes temen por la pérdida de su puesto de trabajo y su posterior efecto sobre la pensión.

Y es que los trabajadores que sean despedidos podrán aplicar periodos de cómputo más amplios a la hora de calcular su pensión "para evitar perjuicios" por la reducción de sus bases de cotización al final de su vida laboral.

Hasta el momento el cálculo de la base reguladora de la pensión era de quince años. Con la reforma aprobada, se amplía ese periodo hasta los 25, algo que se hará de forma progresiva, a razón de un año desde 2013 hasta 2022. Pues bien, durante ese periodo transitorio los despedidos podrán abarcar en su cómputo más años, si bien el texto no especifica plazos.

Sí concreta que en el caso de existir lagunas de cotización, éstas serán completadas con la base mínima de cotización en las correspondientes a los primeros 24 meses y las que excedan ese periodo con el 50% de la misma.

Adicionalmente, el documento abre la puerta a que la Seguridad Social arbitre fórmulas que reconozcan los periodos cotizados de los 24 meses anteriores al de cómputo para el relleno de lagunas de cotización, "en los términos y con las condiciones que reglamentariamente se determinen".

El acuerdo sobre pensiones confirma que el derecho legal a la jubilación se situará en un "intervalo" de entre 63 y 67 años, al elevar la jubilación anticipada y voluntaria de los 61 a los 63 años y la edad legal del retiro de los 65 a los 67 años.

Esta edad mínima se podrá reducir hasta los 61 años si viene dada por situaciones de crisis, siempre que el trabajador cuente con una carrera de cotización de 33 años, para lo que se aplicará un coeficiente reductor del 7,5% por año de anticipo.

EL "CONTENCIOSO", ABIERTO. Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, señalaron que se ha alcanzado un primer pacto social, pero se negaron a hablar de un Pacto de Estado y mucho menos a compararlo con los históricos Pactos de la Moncloa de 1977.

Recordaron que sigue abierto el "contencioso" sobre la reforma laboral y la congelación de las pensiones.Así lo reseñaron después de que los órganos de gobierno de ambos sindicatos avalaran el pacto social.

Méndez indicó que en la decisión para firmar el acuerdo "ha pesado mucho el contexto general" de crisis económica y la "lógica social" que exige el momento.

Ahora bien, a la pregunta de si el acuerdo es un "balón de oxígeno" al Gobierno, Toxo afirmó que lo es, pero para los ciudadanos.Ambos dejaron claro que mantendrán las espadas en alto en contra de la reforma laboral y las "discrepancias" con el Gobierno en esta materia.

Méndez precisó que "el contencioso sigue pendiente" y que seguirán adelante con la iniciativa legislativa popular para dar la vuelta a una reforma laboral que, a su juicio, "está acreditando su inutilidad".

Por su parte, Toxo echó en falta en el pacto un "acuerdo importante" en materia de política fiscal para reconducir el déficit, aportando más medidas de incremento de ingresos y menos de recorte del gasto, así como un "compromiso" de resolución de la reestructuración del sistema financiero.

Asimismo, apuntó que el acuerdo "no va a impedir que los sindicatos sigan reclamando que los pensionistas que vieron congeladas las pensiones recuperen su poder adquisitivo".

El vicepresidente de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, rechazó que el Gobierno presente el acuerdo social como un "Pacto de Estado" cuando no está "directamente implicado el primer partido de la oposición, que no ha sido invitado en ningún momento a participar en la negociación".

En declaraciones a Onda Cero, Arenas expresó la "predisposición favorable" del PP a apoyar el acuerdo sobre pensiones, "aunque queremos conocer la letra pequeña", y no valoró el resto de contenidos pactados porque "desconocemos qué se está hablando".

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, afirmó que "para millones de españoles es patético ver al Gobierno celebrando que ha conseguido un acuerdo con los sindicatos para rebajarles la pensión".

  • 1