Local

Imputan por narcotráfico a los autores del tiroteo en las Tres Mil

Los detenidos pasarán a disposición judicial a lo largo del domingo. La Policía descarta nuevas detenciones por el asesinato de una niña de 7 años.

el 24 ago 2013 / 20:11 h.

detenidos Desde la tarde del viernes se encuentran en los calabozos de la Policía Nacional de Sevilla en Blas Infante los diez detenidos por su presunta implicación en el tiroteo que costó la vida el pasado martes a la pequeña Encarnación, de 7 años, en el barrio de las Tres Mil Viviendas, fruto de un ajuste de cuentas erróneo. A los detenidos se les imputan los presuntos delitos de homicidio y tenencia ilícita de armas, ya que al grupo se les ha incautado varias armas de fuego que la Policía deberá determinar si fueron utilizadas en el tiroteo, además de 150.000 euros en metálico y ocho kilos de oro. Los arrestados, que pasarán a lo largo del domingo a disposición judicial, según confirmaron fuentes de la investigación, han sido imputados además por un presunto delito de narcotráfico después de que la Policía encontrara más de un kilo de una sustancia que parece ser cocaína en la finca de Hinojos donde se refugiaron inicialmente y en la que se produjo en la noche del jueves una de las detenciones. En el registro practicado por los los agentes se encontraron 1.125 gramos de una sustancia que parece ser cocaína, repartida entre un dormitorio y la valla perimetral. Fuentes de la investigación informaron a Efe de que los nueve implicados en el tiroteo del martes, junto a otros familiares, se escondieron en principio en una finca que poseen en Hinojos (Huelva). Se trata de una finca con piscina, que tiene una vivienda principal de 500 metros cuadrados repartidos en dos plantas y donde los propietarios criaban todo tipo de animales como perros, gatos, cacatúas y caballos. Los supuestos autores del tiroteo, pertenecientes al clan de Los Perla, se refugiaron en esa finca pero al tener noticia de que habían sido localizados por el entorno de la familia de la niña fallecida decidieron trasladarse a Mijas, donde fueron detenidos en la medianoche del jueves. Declaraciones a los medios de Carmen Crespo La delegada del Gobierno, Carmen Crespo La finca de Hinojos fue asaltada horas después por personas desconocidas que reventaron la puerta blindada de la entrada, registraron todas las habitaciones en busca de algo de valor y destrozaron varios muebles, equipos de música y aparatos electrónicos, además de desmontar las puertas de algunos armarios. La Policía que iba en su persecución llegó unas horas después y encontró 1.250 gramos de una sustancia que en principio parecía cocaína, por lo que imputará otro delito de tráfico de drogas a los detenidos, junto a los presuntos delitos de homicidio y tenencia ilícita de armas. Uno de los arrestados es el guarda de dicha finca, un joven procedente también de las Tres Mil Viviendas, que se refugió en la casa de un vecino y que en el momento de ser detenido guardaba dos armas sin licencia. Además, los detenidos en Mijas tenían dos pistolas y dos escopetas que van a ser analizadas por la Policía para determinar si fueron las usadas en el tiroteo. El guarda fue trasladado a la Comisaría de la avenida Blas Infante de Sevilla el sábado y por la tarde lo fueron los nueve detenidos –ocho hombres y una mujer– en Mijas (Málaga), que a lo largo del domingo declararán ante la Brigada de Homicidios antes de ser puestos a disposición judicial, lo que posiblemente ocurrirá a lo largo del día de hoy, según fuentes de la investigación. La Policía, además, incautó a los sospechosos 150.000 euros y ocho kilos de oro. En Mijas fue detenida una mujer pero quedó libre para que pueda ocuparse de los hijos de la familia. El tiroteo en el que murió la menor se produjo por un ajuste de cuentas entre dos clanes de la droga, Los Perla y Los Marianos, y la menor habría sido una víctima colateral de los disparos “descontrolados” de seis o siete personas. MUERE UNA NIÑA HERIDA EN EL TIROTEO EN LAS TRES MIL VIVIENDAS DE SEVILLA Detalle de los tiros en una de las ventanas. Los hechos se produjeron a última hora del martes en la calle Orfebre Cayetano González, donde una menor de siete años recibió un tiro y sus padres fueron heridos por arma de fuego, aunque de carácter leve. A pesar de que la niña fue trasladada inmediatamente al Hospital Virgen del Rocío no pudieron hacer nada por su vida. Los padres recibieron el alta el miércoles y acudieron el jueves al entierro de su hija en el cementerio de San Fernando. La Policía baraja varias hipótesis como posible detonante, entre las que incluye un posible ajuste de cuentas entre los dos clanes dedicados al tráfico de droga o una venganza por un secuestro previo de uno de los miembros de estas familias implicadas. Los agentes encargados de la investigación mantienen la tesis de que “la familia de la niña fallecida no tenía nada que ver en ello”, por lo que los autores de los disparos “se habrían equivocado de casa”.

  • 1