lunes, 22 abril 2019
07:51
, última actualización
Local

Los detenidos por explotación sexual en Sevilla se duplican en un año

La Policía Nacional ha arrestado hasta agosto a 60 proxenetas en 18 actuaciones contra redes de prostitución y clubes de alterne.

el 22 sep 2009 / 18:26 h.

TAGS:

Entre el eterno debate sobre regularizar o no una actividad alegal y el proyecto de una ordenanza municipal que multe a los clientes, la actividad policial contra la prostitución se centra en detener a quienes se lucran de ella y explotan a las mujeres. Lejos de bajar, las detenciones se han duplicado.

Puesto que ejercer la prostitución o recurrir a sus servicios no es delito, la persecución de esta actividad tiene lugar cuando hay explotación de las mujeres que la ejercen para lucrarse, amenazas, agresiones o retención ilegal. También cuando media la falsedad documental en el caso de extranjeras en situación irregular, ya que las inmigrantes representan el 75% de la ‘profesión'.

En el entorno de la prostitución se entremezclan varios delitos, desde el tráfico ilegal de personas al proxenetismo en el caso de las redes o clubes de alterne que son precintados no por la actividad que se ejerce en ellos, muchas veces difícil de demostrar, sino por cuestiones de higiene y salud pública o por carecer de licencia de actividad empresarial.

Sevilla y su provincia cuenta con unos 35 clubes de envergadura, al margen de casas de citas con una infraestructura pequeña. "En el caso de las nigerianas, que adquieren una deuda muy alta, explotan a una o dos mujeres desde su país con algún contacto aquí, amenazando a su familia, incluso con vudú", explica el jefe de la unidad contra las redes de inmigración y falsedades de Sevilla, Manuel Linares.

Y es que no todos son grandes redes, ya que hablar de tales "implica una organización, una estructura, con jefes, jerarquía, y unas pautas de comportamiento", señala Linares. En estos casos, suelen tener ramificaciones en distintas ciudades

Hasta agosto, la Policía desplegó 18 operaciones contra la explotación sexual en Sevilla y provincia, nueve para desarticular redes y otras nueve actuaciones en clubes de alterne. La cifra es similar a la del año pasado, si se tiene en cuenta que falta el último trimestre del año y que en todo 2008 se hicieron 22 operaciones. Sin embargo, lo que sí se ha duplicado es el número de detenidos en estas operaciones, al pasar de 32 personas arrestadas por explotación sexual el año pasado a 60 en lo que va de 2009.

De los 60 detenidos, seis fueron arrestados en las operaciones realizadas en locales y 54 en las desarticulaciones de redes de explotación sexual, la mayoría extranjeros (seis brasileños, 17 rumanos, 22 nigerianos, tres venezolanos y seis españoles). A ello hay que añadir 24 prostitutas detenidas por estancia irregular en el país (el año pasado fueron 62).

El perfil de las prostitutas que ejercen en Sevilla es el de extranjeras de entre 18 y 30 años. Predominan las procedentes de Rumania, Brasil, Colombia, República Dominicana, Rusia y Nigeria. Muchas de ellas llegan a España para buscarse un futuro con la promesa de un trabajo, aunque sin saber en qué consistirá, y con una deuda contraída en sus países de entre 6.000 y 12.000 euros, en función de si le falsifican la documentación. En el caso de las nigerianas, la deuda puede llegar hasta los 50.000 euros.

Varía su forma de ejercer según su procedencia:las asiáticas -fundamentalmente chinas- optan por las casas particulares, mientras que las nigerianas están más en la calle.

En la capital hispalense, la prostitución callejera estuvo durante años centrada en la Alameda de Hércules, pero su reurbanización la ha desplazado a otras zonas residenciales como Nervión, donde se concentran las principales quejas vecinales, y también a barrios periféricos como Sevilla Este y Torreblanca.

Además de la ordenanza que prevé multar al cliente, el Ayuntamiento de Sevilla ha desplegado una campaña focalizada en disuadir a éste en vez de criminalizar a la prostituta, con vallas en distintos espacios -incluido el aeropuerto- contra el turismo sexual.

La federación provincial de asociaciones de vecinos aplaude esta iniciativa aunque de momento reconoce que no se han notado los efectos. "Es más un problema de concienciación ciudadana", destaca el presidente Francisco Delgado, que se posiciona por la abolición y no la legalización de la prostitución como proponen asociaciones como Pro Derechos Humanos. El debate es tan complejo que ni los sindicatos se ponen de acuerdo en regular o no esta actividad profesionalmente:CCOO se muestra a favor y UGT en contra. Y el Gobierno no se atreve a meterle mano al tema.

  • 1