Local

Los díscolos se pliegan y Rajoy recupera la batuta del partido

El líder popular dirá hoy la última palabra en el Comité Ejecutivo popular.

el 02 nov 2009 / 20:19 h.

TAGS:

Mariano Rajoy, presidente del PP.

Hace una semana, Rajoy era el objeto de todas las críticas en el PP. Hoy, los reproches son para Aguirre y Gallardón, los díscolos populares, y todas las bendiciones son para Rajoy. El presidente popular ha conseguido invertir la situación, pero no es la primera vez que pierde la batuta del partido y se ve obligado a realizar una maniobra de emergencia para recuperarla. Y es que la puesta en cuestión de la autoridad del líder se viene repitiendo como un déjà vu desde que fue derrotado en unas elecciones generales por segunda vez, en marzo de 2008.

Tras la rebelión de Esperanza Aguirre -presidenta madrileña- en el duelo por Caja Madrid y de Francisco Camps -presidente valenciano- por la posible implicación de su mano derecha, Ricardo Costa, en el Gürtel, Rajoy ha tenido que reordenar el partido in extremis. Contaba sólo con unos días antes del Comité Ejecutivo de hoy, que está llamado a ser el portazo definitivo a la crisis interna. Y el líder lo ha conseguido (al menos por ahora...), los díscolos se han calmado y han torcido el brazo.

Eso sí, antes de lograr la calma el líder de los populares ha tenido que soportar una tormenta de dos semanas. Ayer la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, explicó bien lo que mucha gente dentro y fuera del PP llevaba pensando ya algunos días: "El problema de Rajoy no es la crisis, son Aguirre y Camps", al tiempo que subrayó que los problemas de la lideresa son "acabar con Gallardón, echar a Cobo" y mandar en la Caja.

Durante las últimas dos semanas, mientras que los militantes del PP escuchaban sentencias como la anterior, Rajoy callaba. Y mientras él guardaba silencio, personalidades como el ex presidente José María Aznar o el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ponían en duda su liderazgo. Ayer mismo, el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, confió en que el Comité Ejecutivo de hoy sirva para "poner orden" en sus filas, ya que el PP no se puede "permitir la frivolidad y la irresponsabilidad por parte de algunos". En este contexto, Rajoy por fin ha reaccionado y ha hecho ceder a los barones regionales que más alegrías le dan en las urnas y que más dolores de cabeza le dan en los despachos y en los periódicos: Aguirre y Camps. Una ha apoyado por fin la candidatura de Rato para presidir Caja Madrid y el otro ha aceptado la marcha de Costa por su desafío a Génova y ha reestructurado su Gobierno. Y todo ello, entre sonrisas y buenas palabras. Todo un logro.

Como suele ocurrir en la política, ayer las críticas se tornaron en alabanzas y los dirigentes populares, tal y como hicieron tras el Congreso de Valencia, opinaron que el PP saldrá reforzado del terremoto. En esta línea habló el presidente del partido en el País Vasco, Antonio Basagoiti. "Lo que quiero -explicó- es que estemos unidos respaldando a quien ha ganado por una mayoría muy absoluta el congreso de Valencia y que nos ocupemos en ser alternativa", dijo. El líder vasco cree que todo lo ocurrido con el Gürtel y Caja Madrid servirá para que los populares se centren en "ganar las próximas elecciones".

Además, Basagoiti anunció que en el Comité Ejecutivo de hoy Mariano Rajoy, "pondrá las pilas" a todos y abogó por que "se cierre lo que se tenga que cerrar" para coger fuerza y salir "como una moto" hacia los comicios.

Todo apunta a que Rajoy pronunciará hoy un discurso duro y llamará a la lealtad y la responsabilidad de sus cargos, tras dar por superados los problemas internos de las últimas semanas. Fuentes populares dicen que no habrá más medidas que las que ya se han tomado pero sí se oirá un mensaje contundente y de futuro, dirigido especialmente a los feudos valenciano y madrileño. Será un mensaje de problemas superados y no de heridas abiertas. Las mismas fuentes aseguran que Rajoy llamará a trabajar por los asuntos que realmente preocupan a los ciudadanos, como la crisis económica.

  • 1