Local

Los distritos donde gana el PSOE pierden electores

San Pablo-Santa Justa y Macarena lideran la caída. En barrios del PP como
Los Remedios y Nervión también se produce una bajada de 3.000 votantes

el 16 may 2011 / 19:16 h.

TAGS:

Estas elecciones se juegan más que nunca en los barrios . En los feudos tradicionales del PSOE , los cinco distritos en los que ganó en 2007 por cuyos votos lucha desde hace años el PP y en los que centran los socialistas todos sus esfuerzos de reconciliarse con su electorado. Macarena, Cerro-Amate, San Pablo, Este y Norte. En total, 327.117 electores, más de la mitad de los votantes de 2007. Ante la más que previsible derrota en el resto de distritos, al PSOE le bastaría con acercarse a los 140.836 votos que logró en las generales de 2008 en estas zonas para mantener el gobierno e incluso superar al PP. Sólo en estos barrios pueden equilibrar las elecciones PSOE e IU . En ellos se basan las cuentas que plantean como casi imposible la caída de 20.000 sufragios que daría al PP la mayoría absoluta, y en ellos se apoya la dirección provincial socialista para hablar de empate técnico y de una diferencia de menos de 4.000 votos.

En este escenario, cualquier movimiento, cualquier cambio demográfico puede desajustar las calculadoras políticas. Y esa alteración se ha producido en el censo electoral. El movimiento natural de la población, la llegada de inmigrantes que en su mayor parte no pueden votar -sólo están incluidos en el censo 1.457 comunitarios más casi la mitad de los 440 latinoamericanos que pueden acudir a las urnas en 2011 por primera vez-, las campañas de empadronamiento impulsadas por Emasesa y por el plan de tráfico del Centro y una reforma legal que limita el número de votantes sevillanos ausentes de la ciudad han dejado el censo con 18.942 votantes menos. Y la mayor parte de ellos, 16.175 estaban adscritos en 2007 a alguno de los cinco distritos en los que obtuvo la victoria el PSOE, ésos en los que se juegan unos comicios que pueden decidirse con un estrecho margen de votos y en los que será clave la movilización que consigan los socialistas.

San Pablo lidera la caída. El distrito en el que el PSOE ganó sólo por 600 votos en 2007 tiene en estas elecciones 13.611 electores menos. Esta cifra, no obstante, hay que matizarla: 11.367 de estos votantes pertenecen al censo de electores ausentes -sevillanos residentes en el extranjeros- adscritos por defecto al Colegio Borbolla y que este año no pueden votar, según aclararon desde la Delegación municipal de Innovación. Los datos del Instituto Nacional de Estadística referentes a este voto en 2007 reflejan que apenas mil personas solicitaron participar en los comicios en toda la provincia, lo que muestra un índice de abstención muy elevado en este colectivo.

Pero además de estos electores, San Pablo pierde 2.244 votantes simplemente por pérdida de población con derecho al voto. Este barrio, Macarena, donde el PSOE logró 15.791 votos en 2007, 13 puntos más que el PP, pierde 3.837 electores y Cerro-Amate -la zona con un mayor potencial de votos para los socialistas de toda la ciudad- se queda con 1.699 sufragios menos. De los distritos considerados como feudos socialistas sólo ganan votantes el distrito Norte -donde en 2007 el PSOE se impuso con 8.000 votos de diferencia-, que tendrá 1.699 votantes más y Este-Alcosa-Torreblanca -uno de los más grandes de la ciudad en el que los socialistas basan buena parte de sus victorias electorales-, con 1.273 sufragios más. En total, estos cinco distritos de la ciudad pierden hasta 16.175 personas con derecho a voto con respecto a los últimos comicios.

En los otros seis distritos, en los que ganó el PP en las últimas municipales, la pérdida de votantes es muy inferior. 2.767 menos. Mientras que Los Remedios -con 10.000 votos más para el PP que para el PSOE en 2007- pierde 1.479 personas y Triana -donde la diferencia fue sólo de 3.500 votos- se queda con 2.214 menos; Bellavista-La Palmera y el Casco Antiguo lideran la subida de electores en la ciudad -con 4.509 personas más-.

Las elecciones del 22-M las decidirán así 546.850 personas, la cifra más baja de los últimos comicios, pese a que la población haya vuelto a situarse en 704.000 personas tras las últimas campañas de empadronamiento. Al desajuste, que procede sobre todo del elevado número de inmigrantes que no podrán participar en estos comicios dado el fracaso de los planes para legalizar el voto de los países latinoamericanos, hay que añadir el factor de la alta abstención que reflejan las encuestas. En los últimos comicios locales, los de 2007, votó sólo el 54,61% de la población. 308.999 personas. Si se mantiene este mismo índice -que previsiblemente aumentará- votarán unas 10.000 personas menos. Cómo se repartan estos electores los partidos puede determinar si habrá o no mayoría absoluta del PP.

  • 1