Local

Los dos etarras arrestados el domingo volaron la T-4 y ultimaban otro ataque

La detención de los etarras Igor Portu y Martín Sarasola ha dado el paso adelante más importante de las últimas semanas en la lucha antiterrorista y ha impedido una nueva matanza. Los arrestados son, junto con un etarra huido, los responsables del atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas.

el 14 sep 2009 / 22:27 h.

TAGS:

La detención de los etarras Igor Portu y Martín Sarasola ha dado el paso adelante más importante de las últimas semanas en la lucha antiterrorista y ha impedido una nueva matanza. Los arrestados son, junto con un etarra huido, los responsables del atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, confirmó ayer en rueda de prensa que fue la declaración de Sarasola, el presunto jefe de este comando, ante las fuerzas de seguridad la que llevó a esta conclusión. El etarra, según Rubalcaba, relató "con pelos y señales" estos hechos, aportando datos que sólo puede conocer un autor material.

Las detenciones de Portu y Sarasola han servido, además, para no asistir a una nueva matanza. Los arrestados planeaban colocar un coche bomba en los bajos de la zona comercial de Azca en Madrid, según fuentes de la investigación. Azca es un centro comercial y de negocios que cuenta con grandes almacenes y las sedes centrales de varias entidades bancarias y de empresas constructoras y de servicios, así como del estadio Santiago Bernabéu.

Los bajos de Azca tienen aparcamientos y están recorridos por diversos túneles abiertos al tráfico, que conectan la zona con el Paseo de la Castellana. Los etarras ya contaban con algún tipo de información operativa sobre el lugar en el que supuestamente iban a cometer el atentado, y el jefe del grupo, Martín Sarasola, se desplazó un fin de semana del pasado diciembre a Madrid en compañía de otro miembro del comando. Fuentes de la investigación creen que todavía no se había fijado una fecha concreta, pero que la acción terrorista podría haberse llevado a cabo antes de finalizar este mes de enero.

El ministro explicó que los dos terroristas capturados en Guipúzcoa, el tercer autor del ataque a Barajas y huido de la justicia Mikel San Sebastián, y el prófugo José Iturbide Otxoteko, formaban parte de un comando de legales de ETA (no fichados por la justicia) que actuaba desde 2002. Entre las acciones más importantes que se les atribuyen destaca la explosión el 26 de agosto de una autocaravana cargada con 100 kilos de explosivo en Cuevas de Vinroma (Castellón).

Los investigadores creen que los tres autores del atentado de la T-4, que se cobró la vida de dos ecuatorianos el 30 de diciembre de 2006, fueron también los tres encapuchados que en septiembre de 2006, en un acto de homenaje con motivo del Gudari Eguna -día del soldado vasco- celebrado en el monte de Aritxulegi (Guipúzcoa), leyeron un comunicado de ETA y dispararon al aire.

Un paso importante.

Rubalcaba destacó que se trata de un comando importante por ser responsable de los atentados mas graves de los últimos tiempos y ha subrayado que ha sido especialmente activo y "clandestino", puesto que eran miembros legales de ETA, lo que dificultaba aún más su identificación. No obstante, recalcó que la operación sigue abierta y que poco a poco "saldrán mas cosas".

El ministro comparó la importancia de esta operación con el desmantelamiento de la fábrica de explosivos de ETA en Cahors (Francia) el pasado mes de septiembre. "ETA ya no tiene ni fábrica de bombas ni comando especial", se felicitó.

  • 1