Local

Los duques de la moda

Tras miles de diseños, se atreven con el vestido más esperado, el de la boda de Cayetana de Alba.

el 01 oct 2011 / 21:36 h.

TAGS:

La considerada como la boda del año, que tendrá lugar en Sevilla entre la Duquesa de Alba y Alfonso Díez, ha puesto en el punto de mira a una pareja de diseñadores que llevan años haciendo de sus volantes, sus mangas afaroladas, los lunares y los flecos su forma de entender la moda. José Víctor Rodríguez y José Luis Medina para los amigos y Victorio & Lucchino para los amantes de la moda son la esencia de uno de los dúos andaluces con más arte de los últimos años, no en vano, sus diseños han desfilado en pasarelas de medio mundo. Es más, empezaron tan a lo grande que la pasarela de Nueva York fue la primera en ver su primera colección de prêt-à-porter, de donde se trajeron no sólo el Premio a los Mejores Jóvenes Diseñadores sino que se vinieron con un montón de nuevos clientes norteamericanos -eran demasiado modernos para España aún-, un artículo en el New York Times que los ponía por las nubes y hasta Hollywood cayó en sus redes dándole la oportunidad de debutar en el vestuario de la que sería una de las películas más taquilleras de la época, El guardaespaldas. Una Withney Houston en su plenitud llegó a cantar con una falda diseñada por ellos y eso no es moco de pavo para quienes comenzaron en un piso-taller de Los Remedios con la única ayuda de dos costureras y un chavalín que cortaba trajes.

Quién le iba a decir a esta pareja -se casaron en marzo de 2007 en Carmona- que aquellos niños que recortaban las cortinas de su madre -el caso del cordobés José Víctor- para ponérselas encima siendo todavía unos niños, conseguirían llegar al ducado de la moda al vestir a personalidades de todos los ámbitos -aparte de Cayetana de Alba, que siente devoción por ellos desde el primer momento que los conoció- como Penélope Cruz, Fran Rivera, Carmen Tello, vistió de novia a la mujer de Luis Alfonso de Borbón -Margarita- y hasta han llegado a diseñar un manto en exclusiva para la mismísima Virgen del Rocío, una de las grandes pasiones de estos andaluces. Y es que todo lo que suene a Sevilla, ya sea Semana Santa, Feria, Virgen de los Reyes o Rocío les gusta a Victorio&Lucchino, cuyo nombre artístico fue fruto de la búsqueda de un nombre sonoro, atractivo y diferente, y claro todo lo italiano suena a calidad, renombre y arte puro, del que manan tanto que hasta su taller privado está donde debería estar: en la casa natal del pintor Diego de Velázquez, muy cerquita de la plaza de San Pedro.

Sin embargo, todo el lujo y la notoriedad que les rodea en su profesión no tiene nada que ver con su vida privada, dedicada por entero a su casa, sus amigos de toda la vida, sus perros -tienen tres- y sus paseos por Sevilla -les encanta desayunar en el Horno de San Buenaventura de la plaza de la Alfalfa-, al mismo tiempo que les encanta disfrutar de los fines de semana en su finca de Cazalla de la Sierra, también con un nombre muy sonoro, Las campanillas. El mundo de las antigüedades y las joyas también les apasiona a este cordobés de Palma del Río -José Víctor- y a este sevillano -José Luis, a quien siendo niño apodaban el chino por sus ojos rasgados-, que han diseñado todo tipo de objetos en su larga trayectoria. De esta forma, en los últimos años se han implicado en uno de los proyectos estrella de la ciudad hispalense, el Metro, del que son responsables del interiorismo de los vagones y los uniformes de los maquinistas, todo un honor para ellos.

Pero ahí no se queda la cosa, porque hasta la Expo del 92 tenía su firma en el vestuario de los Pupis, el personal dedicado a facilitar el acceso y la información a los visitantes del recinto de la Cartuja, además de ser los autores en los últimos años del interior de la quinta planta del Hotel Puerta América de Madrid, inaugurado en 2005. Tan lejos llegan sus pretensiones que dicen que lo único que les quedaría por hacer sería diseñar un avión, lo que sería todo un reto.

Pero por lo que se les distingue desde hace años, aparte de sus joyas, relojes, perfumes, gafas de sol, etc, etc, es por ser los pioneros dentro del prêt-à-porter español en crear una línea de trajes de novia allá por 1984, año en el que presentaron su colección en Barcelona. En aquellos tiempos nada hacía intuir que casi treinta años después serían los autores de uno de los vestidos más esperados del año, con el que se casará la mujer con más títulos nobiliarios del mundo y una de las personas más queridas en Sevilla, la Duquesa de Alba.

Lo que quedan por saber son más datos sobre el traje de novia, aunque dicen algunos que será rompedor, como su portadora -apuntan incluso al rojo como color-, y lo que es seguro es que será fiel al estilo andaluz de Victorio & Lucchino, los actuales duques de la moda andaluza.

  • 1