Local

Los ecologistas quieren proteger la huerta El Cura

Un pozo con noria y un pilón son algunos de los elementos que han llevado a la organización ecologista Cornisa Los Alcores a pedir protección para la huerta El Cura, en El Viso del Alcor. Foto: El Correo.

el 15 sep 2009 / 10:10 h.

TAGS:

Un pozo con noria, una alberca para regadío salpicada de lápidas funerarias, un pilón y acequias maestras para la canalización de aguas y un rico arbolado son algunos de los elementos que han llevado a la organización ecologista Cornisa Los Alcores a pedir protección para la huerta El Cura, en El Viso del Alcor.

El escrito donde se solicita la protección del lugar ya está presentado ante el Consistorio y únicamente falta la respuesta de la corporación que preside el socialista Manuel García. La solicitud de los ecologistas se basa en el estudio realizado por el profesor de historio y vecino de El Viso José Ángel Campillo de los Santos.

La petición se basa también en el significado antropológico y etnológico del recinto, botón de muestra de un tipo de economía basada en la producción hortofrutícola desde propiedades, que si bien hoy ya representan un sector minoritario para El Viso y la comarca de Los Alcores, en el pasado constituyó una de las piedras angulares de su economía.

Otros elementos del conjunto, que tanto para Campillo como para los ecologistas acreditan la necesidad de protección de la huerta El Cura, son la estética de la fachada de su caserío, de carácter transicional entre rural y urbano y fiel a la estética de la época en que fue levantado. Otro elemento a destacar es su cancel de acceso, de tipo isabelino.

Los ecologistas alertan del peligro que sufre el huerto si no es protegido de ser engullido por el voraz desarrollo urbanístico que han experimentando los pueblos de la comarca en el contexto de crecimiento del área metropolitana de Sevilla.

Situación. Huerta El Cura, según indican profesor y ecologistas, está inmersa en el sector II de las previsiones de desarrollo urbanístico del Ayuntamiento de El Viso, de ahí que, si no se remedia concediéndole alguna figura de protección, podría desaparecer. Es un temor que perciben acechante ante la experiencia de crecimiento de estos pueblos, en gran medida consumada a costa de espacios de este tipo.

Los solicitantes proponen la huerta se recupere para usufructo vecinal. Así, solicitan que el caserío se destine a usos culturales, en tanto que los espacios adyacentes se podrían convertir en jardines históricos. Todo ello previa restauración y resarcimiento de los daños sufridos por el inmueble y sus elementos.

La organización ecologista ha solicitado también la implicación de la Consejería de Cultura. Mediante otro escrito piden a Cultura que elabore un informe técnico a través de su departamento de protección de patrimonio histórico para que se pronuncie sobre el futuro de la huerta.

  • 1