Local

Los ecologistas temen que la Puerta Verde sea invadida por una cantera

Una cantera puede poner en peligro la Puerta Verde de Utrera, según la alegación presentada al proyecto por parte de la asociación Legiones de Leptis.

el 15 sep 2009 / 18:58 h.

TAGS:

Una cantera puede poner en peligro la Puerta Verde de Utrera, según la alegación presentada al proyecto por parte de la asociación Legiones de Leptis. El colectivo de ecologistas y ciclistas sostiene que el proyecto de Materiales de Préstamo Vistalegre supondrá un gran impacto para el parque.

Con dichas críticas, los miembros de la asociación quieren alertar de las consecuencias que, a su juicio, puede traer la aprobación de la propuesta, actualmente en periodo de exposición pública. Se trata de un proyecto promovido por las empresas Dragados y Tecsa, en el que se contempla la explotación como cantera de material de obra cerca de la Puerta Verde, situada en el término municipal de Utrera, a un par de kilómetros del casco urbano en dirección a El Palmar de Troya.

Estos materiales se emplearán para las obras del tren de alta velocidad, por lo que la explotación tendrá efecto durante un periodo inicialmente previsto de dos años y medio. Por ello, Legiones de Leptis alega "falta de rigor y profundidad" por parte de las empresas, con respecto al estudio de impacto ambiental presentado.

Según el colectivo, el proyecto presenta una incompleta descripción de la fauna, sin prestar atención a los ejemplares incluidos en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, tales como cigüeñas comunes o milanos reales, a las que el documento se refiere "como poco significativas", según criticó el presidente de la asociación, José María Palacios.

El responsable de Legiones de Leptis denunció que el proyecto "podría suponer un importante deterioro de las condiciones ambientales actuales", al tratarse de una parcela destinada a cultivos de secano. Sin embargo, el estudio realizado por las empresas responsables prevé un impacto paisajístico reducido.

Por otro lado, la asociación alerta de "la más que posible contaminación atmosférica y acústica", que afectaría principalmente a la urbanización Don Pablo, cuya vivienda más cercana sólo dista 75 metros de la explotación. El colectivo subraya que la distancia mínima exigida por regla general es de 2.000 metros, según dispone el artículo 4 del Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (Raminp).

En su opinión, "el perjuicio que la explotación tendría sobre el patrimonio cultural e histórico del municipio" será grande, ya que la parcela objeto de explotación se encuentra atravesada por el complejo hidráulico de la Fuente de los Ocho Caños, precisamente catalogado en el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Utrera.

  • 1