Local

Los ediles destituidos salen en defensa de su gestión

Con las palabras medidas y esperando el momento, el portavoz de los concejales socialistas destituidos de Mairena del Aljarafe, Diego Ramos, rompió la disciplina para lanzar en el pleno un alegato sobre su labor que se resume así: "No nos echan porque no trabajemos, sino porque el alcalde [Antonio Conde, PSOE] no confía en nosotros".

el 15 sep 2009 / 07:11 h.

TAGS:

Con las palabras medidas y esperando el momento, el portavoz de los concejales socialistas destituidos de Mairena del Aljarafe, Diego Ramos, rompió la disciplina para lanzar en el pleno un alegato sobre su labor que se resume así: "No nos echan porque no trabajemos, sino porque el alcalde [Antonio Conde, PSOE] no confía en nosotros".

Su declaración, una sorpresa, robó el protagonismo de la sesión al PP, que había anunciado que convertiría el pleno -centrado en temas de vivienda- en un capítulo difícil de la crisis del PSOE local porque pedirían la dimisión del alcalde. Pero aunque la reclamaron -mediante un discurso en un punto que no se votaba-, la declaración del jefe oficioso de los críticos de Mairena sí puso de manifiesto, en público y de primera mano, que las aguas en el partido están muy revueltas en la localidad.

Así, Ramos, que habló en su nombre, aunque sus palabras tienen fácil traslación a los cinco concejales socialistas (de un total de 10 más el alcalde que conforman la mayoría absoluta del PSOE) cesados o destituidos, expuso que los "instrumentos" son "fundamentales" para poder trabajar, y que no fue apartado de la concejalía de Infraestructuras y Espacios Libres por no hacer bien su trabajo, "sino por falta de confianza del alcalde".

Deseó a su sucesor, Laureano Conde -socialista fiel al alcalde- "autonomía y elementos suficientes" para trabajar, de lo que siempre se había quejado Ramos, aunque no en un órgano de la envergadura de un pleno. Incluso se permitió una frase agria: destituido y privado de sueldo, recordó a quienes desde la oposición le han "demostrado cariño". Y también "a algunos compañeros del PSOE, aunque no todos han demostrado ese cariño".

Fue el único momento en el que se exteriorizó la crisis socialista. En el resto del pleno, como había anunciado Ramos el domingo, su facción votó con disciplina. La portavoz del PP, Dolores Rodríguez, sí dedicó calificativos al alcalde, y se pasó el pleno machacando casi en cada uno de sus 18 puntos del orden del día "el caos y el medio gobierno" que padece Mairena. El regidor replicó con, los a su juicio, logros del primer año de mandato. Tras la sesión sólo dijo que ha prescindido de la mitad de sus ediles para trabajar "mejor".

  • 1