Los empleados de recaudación despedidos en Alcalá trasladan a Limones su "pesadilla"

Los extrabajadores de la Coordinadora de Gestión de Ingresos de Alcalá se ofrecen para trabajar directamente en la administración local.

el 15 ene 2014 / 16:45 h.

Los 20 extrabajadores de la sociedad 'Coordinadora de Gestión de Ingresos' (CGI) que prestaban servicios de recaudación tributaria para el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) hasta su despido el pasado 31 de diciembre, extremo derivado de la decisión del Consistorio de conveniar esta labor con un organismo de la Diputación, han dirigido una carta al alcalde alcalareño, Antonio Gutiérrez Limones (PSOE). En su carta, exponen al alcalde la "pesadilla" del paro y se ofrecen para trabajar directamente para la administración local alcalareña. Hablamos de la decisión del Gobierno municipal socialista de Alcalá de Guadaíra de conveniar con el Organismo Provincial de Asistencia Económica y Fiscal (Opaef) de la Diputación provincial la recaudación ejecutiva y voluntaria de los impuestos municipales. Hasta el momento, esa labor recaía en la sociedad 'Coordinadora de Gestión de Ingresos' (CGI), adjudicataria en 2008 de un contrato promovido por el Ayuntamiento para la "prestación de servicios complementarios al funcionamiento de los órganos municipales de gestión, inspección y recaudación". El desembarco del Opaef en el servicio municipal alcalareño de cobro y gestión de tributos, en ese sentido, motivó que CGI despidiese a los 20 trabajadores de su plantilla asociados a este servicio con indemnizaciones de 20 días de salario por cada año de servicio, la mínima permitida por la legislación laboral. Después de ser efectivos sus despidos el pasado 31 de diciembre, el colectivo de trabajadores ha elevado una carta al alcalde de Alcalá. En su carta, recogida por Europa Press, rememoran sus "años de trabajo duro para el Ayuntamiento, con amplias jornadas de trabajo y salarios inferiores a los de nuestros compañeros", porque la caída en el paro ha constituido para ellos "una pesadilla". "Creemos sinceramente que hemos sido tratados de forma injusta y esperamos a que los tribunales nos den la razón", señalan en su misiva. En su escrito, avisan de que antes de ser despedidos, estos 20 empleados fueron "obligados" a tomar los días de vacaciones pendientes de ser consumados, y "como consecuencia de ello, la recaudación municipal se encuentra bajo mínimo desde al menos hace ya un mes". "La paralización de la recaudación del Ayuntamiento de Alcalá es un tema grave porque deja sin funcionamiento los departamentos de Resoluciones, Ejecutiva, Multas e Inspección y la gestión de tributos queda en un porcentaje no superior al diez por ciento de lo normal". Por eso, propone que "al menos mientras se decide con qué fórmula va a continuar la recaudación municipal, si con la recaudación con medios propios que proponen algunos o la de delegación de competencias al Opaef, se cuente con nosotros". "Nos ofrecemos para seguir trabajando para el Ayuntamiento y poner al día la materia de tributos", dicen.

  • 1