lunes, 22 abril 2019
12:17
, última actualización
Economía

Los empresarios arrojan dudas sobre la viabilidad de las ‘setas’

La CES acusa al Ayuntamiento de gobernar de espaldas a las empresas

el 30 mar 2011 / 11:37 h.

Antonio Galadí, presidente de la CES.
Ni siquiera estando terminadas a los empresarios sevillanos de la CES les gustan las setas de la Plaza de la Encarnación. Es más, dudan de la rentabilidad de este céntrico complejo comercial y de ocio, a pesar de que el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, prevé que afloren beneficios en el plazo de un año.

"No podemos mostrarnos a favor de un proyecto que se observa al contemplarlo que no cabe en la histórica plaza", comentó el presidente de la patronal, Antonio Galadí, en su discurso ante la asamblea general de la CES, que se celebró ayer en el sevillano club Antares.

Dijo tener "serias dudas" sobre la operatividad del Metropol Parasol que, agregó, ha costado a la ciudad "un importe desmesurado". No es la obra que a los patronos sevillanos les hubiera gustado disfrutar en un área, la Encarnación, que ha estado sometida a "tres décadas de abandono y desidia", señaló.

El presidente de la CES, además, acusó al Ayuntamiento hispalense de gobernar de espaldas a los empresarios y en contra de "criterios claves y responsables". "No ha existido -lamentó- posibilidad de diálogo o negociación ante una Administración local cerrada a cualquier planteamiento que no fuera su modelo de ciudad". En su opinión, "hay una lejanía del poder establecido con la realidad de la empresa, en especial en Sevilla". No se tuvieron en cuenta, argumentó, las alegaciones a temas de relevancia para la actividad productiva, como la regulación del tráfico en el Centro, la construcción de las nuevas líneas del Metro o los presupuestos municipales, con sus ordenanzas fiscales incluidas.

En este sentido, advirtió a los empresarios de que los "políticos" intentarán seducirlos con la promesa "como arma", como siempre ocurre en víspera electoral. Frente a tal seducción, la patronal detalló parte de la que será su tabla de reivindicaciones, que presentará a los distintos candidatos a la Alcaldía de Sevilla, con los que se irá reuniendo en las próximas semanas.

En su rosario de demandas, el misterio al que más rezó Antonio Galadí fue la ampliación del Puerto de Sevilla, para el que será condición sine qua non dragar el río, un proyecto que suscita el rechazo de los agricultores pero cuyo respaldo de la CES escuchó Ricardo Serra, presidente de Asaja de Sevilla y vicepresidente de esa patronal.

El impulso económico que Sevilla necesita, según sostuvo Galadí, "pasa necesariamente por el Puerto y el desarrollo de la Sevilla industrial es un objetivo en el que debería jugar un papel fundamental la vuelta a la actividad de un astillero fuerte y competitivo". Conseguida la esclusa, relató, "no podemos permitirnos el lujo de desechar de plano el dragado ordenado del río".

Asimismo, otro año más, el presidente de la patronal sevillana se quejó de los proyectos de nunca acabar, como la construcción de la SE-40 -"lamentablemente parada"-, de la SE-35 -"que ni tiene fecha de arranque"-, de las nuevas líneas del Metro -"subterráneo, sin falsos complejos y con un presupuesto adecuado a las necesidades"- y de la Ciudad de la Justicia, así como la mejora de los polígonos. Para terminar, el pantano de Melonares, lleno, pero sin tuberías.

  • 1