jueves, 14 febrero 2019
03:44
, última actualización
Economía

Los empresarios recelan y los sindicatos piden parar el ‘expolio’

Herrero espera de la BBK que se implique con el tejido productivo andaluz

el 16 jul 2010 / 22:07 h.

Pastrana, Carbonero y Santiago Herrero, en una imagen de archivo.

Recelo, desconfianza, incertidumbre... Es el sentir generalizado en Andalucía tras conocer que Cajasur finalmente sale fuera del territorio andaluz. La victoria de la vasca BBK sobre la malagueña Unicaja desató ayer una cascada de reacciones encontradas. Mientras desde el País Vasco sus empresarios y hasta el PNV se felicitaron por el "afianzamiento" y el paso adelante que supone para la expansión y el crecimiento de la entidad vasca, en la comunidad andaluza temen los posibles efectos de la pérdida de Cajasur.

Habló Santiago Herrero, presidente de la patronal andaluza CEA. "Las operaciones siempre se deben hacer con criterios de eficiencia, algo que siempre hemos defendido. Confiamos en que así haya ocurrido con el FROB. Pero lamentamos que Cajasur no haya ido a ninguna de las dos ofertas andaluzas (Unicaja y Cajasol)".

A partir de ahí, advirtió de que si la BBK solicitara al FROB más ayudas en el futuro, la objetividad de la decisión final del Banco de España "se desvirtuaría". Herrero confió en que la entidad vasca asuma el "compromiso de financiación" con el tejido productivo andaluz que tiene Cajasur "con miles de pequeñas empresas y autónomos". "Que se implique" con la comunidad, espetó, al tiempo que se dijo estar dispuesto a colaborar, al igual que con cualquier otra entidad.

Sobre la gran caja andaluza, el patrón opinó que "aún es posible", y se preguntó si una operación del calibre de la vasca se habría dado en sentido inverso, es decir, una andaluza tomando otra del País Vasco.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios de Córdoba, Luis Carreto, aseguró que le "preocupa mucho", pues, según indicó, la BBK ejerce un gran control político sobre las decisiones empresariales. Sin objetar nada desde el punto de vista "técnico", sí reveló la "desazón" que reina entre el empresariado local y lamentó que Unicaja no haya conseguido poner la primera piedra de la gran caja andaluza.

Para Rafael Bados, presidente de la Federación Provincial del Comercio, la decisión supone "la pérdida de la esencia de la caja cordobesa y abre un escenario de inquietud en la economía de la provincia".

También la Confederación de Entidades para la Economía Social en Andalucía (Cepes) lamentó la "salida del sistema financiero andaluz" de Cajasur y criticó que hayan primado los criterios económicos frente a los sociales y laborales o la vinculación con el territorio.
Malestar patronal y malestar sindical. Los secretarios generales de CCOO-A, Francisco Carbonero, y de UGT-A, Manuel Pastrana, coincidieron en pedir al Ministerio de Economía que "rectifique" la decisión del Banco de España.

Carbonero afirmó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "debe exigir" a la ministra Salgado que rectifique "este gran error y gran perjuicio para los andaluces". Si no, "tendrá una gran deuda con Andalucía".

Pidió explicaciones a la ministra Elena Salgado y a Miguel Ángel Fernández Ordóñez y consideró que a los andaluces "se les hace un expolio de sus ahorros". ¿Hay trueque entre el Gobierno y el PNV para que éste le apoye en los Presupuestos", se preguntó.

Por su parte Pastrana, calificó la decisión como una "jugada" del Banco de España que, a su juicio, "no ha tenido en cuenta en absoluto los requerimientos políticos ni los intereses económicos de Andalucía".

  • 1