Local

Los españoles aceptan pagar energías limpias pero no dejarán el coche

Los españoles están lo suficientemente concienciados sobre el cambio climático como para afrontar el gasto extra que suponen las energías limpias, pero no tanto como para dejar el coche en casa para contaminar menos.

el 14 sep 2009 / 23:44 h.

TAGS:

Los españoles están lo suficientemente concienciados sobre el cambio climático como para afrontar el gasto extra que suponen las energías limpias, pero no tanto como para dejar el coche en casa para contaminar menos. Un 84% multaría a las empresas que se nieguen a reducir sus emisiones.

La mitad de los españoles está dispuesto a pagar más por energías menos contaminantes, pero la mayoría se opone a restricciones del uso del coche o gravar con más impuestos los carburantes convencionales. Así lo pone de manifiesto el estudio Percepciones y actitudes de los españoles hacia el Calentamiento Global, presentado ayer por la Fundación BBVA y realizado entre el 8 de noviembre y el 14 de diciembre de 2007 a través de más de 2.000 entrevistas personales a personas mayores de 15 años.

Concretamente, un 40% pagaría entre 5 y 10 euros más en la tarifa eléctrica si procediera de fuentes renovables, como energía solar o eólica, mientras que el 30,9% asumiría un coste hasta 10 céntimos más alto por litro de gasolina mezclada con biocarburantes y otro 17% lo elevaría entre 11 y 30 céntimos más. Igualmente, casi tres de cada cinco españoles están dispuestos a que la tarifa eléctrica sea más cara a medida que se consume más.

Más de la mitad también aplicaría impuestos a los automóviles según emisiones de dióxido de carbono y un 84% multaría a las empresas que no reduzcan sus emisiones. Ahora bien, casi seis de cada diez se niegan a incrementar los impuestos a la gasolina, un 42,8% rechaza restringir el uso del coche y casi dos tercios no apoyan un incremento lineal de la tarifa eléctrica.

Asumir el cambio. En definitiva, un 72% de los ciudadanos parece dispuesto a introducir cambios en su modo de vida. "Los españoles están dispuestos a aceptar medidas que penalicen un mayor consumo, pero son más reacios a aquellas imposiciones o restricciones que afectan a todos por igual", explicó la coordinadora del informe, Beatriz Vílchez.

El estudio también revela que, en comparación con anteriores consultas de la misma naturaleza, se ha incrementado la sensibilización hacia el calentamiento global entre los españoles, pese a que un 42% cree que no está suficientemente informado sobre lo que puede hacer para mitigar sus efectos.

  • 1