Local

Los etarras detenidos ultimaban un atentado inminente en España

El comando que mató el sábado a dos guardias civiles en Francia estaba entrenándose para entrar en España y asesinar de manera inminente. El Gobierno certificó "al cien por cien" que los dos detenidos participaron en el atentado, aunque se sospecha que el que sigue huido fue el que disparó.

el 14 sep 2009 / 21:11 h.

TAGS:

El comando que mató el sábado a dos guardias civiles en Francia estaba entrenándose para entrar en España y asesinar de manera inminente. El Gobierno certificó "al cien por cien" que los dos detenidos participaron en el atentado, aunque se sospecha que el que sigue huido fue el que disparó.

Los dos etarras detenidos el sábado habían hecho prácticas de tiro por la zona y estaban preparados para entrar de un momento a otro en España y asesinar, según reveló el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. "Estaban entrenándose para matar" apostillo. Además, explicó que hay "pruebas suficientes", las últimas de tipo "biológico", que demuestran "al cien por cien de seguridad" que los dos etarras detenidos, Saioa Sánchez y Asier Bengoa, integraban el comando que asesinó en Capbreton a Raúl Centeno y Fernando Trapero.

La duda ahora es quién fue el autor de los disparos, ya que en el momento de su detención, la etarra Saioa Sánchez portaba una pistola semiautomática del calibre 9 milímetros Parabellum y Asier Bengoa un revólver Magnum 357, pero el fiscal jefe de la División Antiterrorista de París, Jean-Claude Marin, aseguró que estas armas no son las utilizadas en el atentado. Así las cosas, las posibilidades que baraja la investigación es que la pistola puede estar en poder del tercer etarra o ha sido escondida por los detenidos durante su huida.

Otra opción, en principio más rocambolesca, es que los etarras se intercambiaran las armas en el momento de separarse. Esto podría explicar la discrepancia entre los expertos españoles y franceses, ya que los primeros apuntan a que el autor de los disparos es el etarra huido, mientras que la Fiscalía francesa sostiene que fue la mujer la que efectuó los tres disparos. Su hipótesis es que la etarra habría disparado desde la puerta delantera derecha del vehículo.

En cuanto al tercer hombre que participó en los hechos, hasta el momento no ha sido identificado, pero parece que se trata del que registró el maletero para comprobar que las dos víctimas eran guardias civiles y que puede ser el "menos visto" por los testigos. La opción con la que se trabaja es que sea un miembro veterano de ETA, probablemente un alto dirigente de la banda, que se habría reunido con los otros dos etarras para darles instrucciones en la cafetería en la que coincidieron con los guardias civiles asesinados.

La impresión de los investigadores es que los tres etarras se percataron en la cafetería de Capbreton de que los dos jóvenes españoles que llegaron después eran guardias civiles gracias a la conversación que mantenían. En el exterior, incluso registraron el coche de Trapero y Centeno y se llevaron uno de sus carnés profesionales para confirmar que eran agentes de la Benemérita antes de dispararles. Este hecho lleva al fiscal Marin a asegurar que se trata de una acción "premeditada" y no "fortuita".

Premeditación.Ahí se inicia la fuga, para lo que usaron un Renault Clio verde que abandonaron en Tarn tras un accidente. En su interior se han encontrado 142 casquillos de bala, de los que 71 corresponden al calibre usado por los asesinos. Algunos de esos casquillos han sido disparados por el arma que se usó en Capbreton.

La cantidad de casquillos y el que llevaran una diana artesanal lleva a la investigación a concluir que estaban realizando prácticas de tiro. En el vehículo también han aparecido placas falsas de matrícula y tarjetas telefónicas de prepago.

La Fiscalía francesa admite que hay un "agujero" temporal de 48 horas desde el mediodía del 1 de diciembre, unas horas después del crimen, hasta que los dos detenidos intentaron el lunes robar un coche a punta de pistola en la zona de Périgueux. Ese periodo es importante para saber qué pasos pudo seguir el tercer integrante del comando.

Piso franco.La detención de Saioa Sánchez y Asier Bengoa ha permitido localizar un piso franco en Toulouse, aunque el registro efectuado ha sido infructuoso ya que alguien lo habría"limpiado" antes o después del atentado para no dejar pistas. La Policía francesa ha llegado hasta la vivienda por medio de distintas investigaciones ya que los detenidos en ningún momento han confesado su existencia: en los interrogatorios se han limitado a guardar silencio y sólo han admitido su pertenencia a ETA.

También se investiga si Bengoa y Sánchez pasaron por el piso franco en algún momento posterior al atentado y previo a su detención. En los momentos posteriores a los arrestos se tuvo duda de su participación en el atentado por unos billetes de tren o metro que tenían en su poder y que habían sido adquiridos en la zona de Toulouse, donde se encuentra el piso, el mismo día del atentado, y que dista cientos de kilómetros de Capbreton. Se sospecha que alguien les entregó esos billetes en mano o se los dejó en el piso para que los recogieran.

Las pesquisas apuntan a que el etarra huido se hizo cargo del segundo Peugeot 307, el sustraído a una mujer en Haut-Mauco el mismo sábado antes de separarse de Saioa Sánchez y Asier Bengoa. Este coche, que aún no ha aparecido, se considera un elemento clave para la investigación y para localizar al etarra huido.

  • 1