Economía

Los eurobonos de la discordia

Juncker tacha de «simplista y antieuropeo» a Berlín por su rechazo

el 08 dic 2010 / 20:11 h.

Salgado y Juncker en una reunión en Luxemburgo, en una imagen de archivo.

La tensión entre los miembros de la UE va in crescendo en los últimos días, sobre todo tras el rescate de Irlanda y la incertidumbre sobre el futuro de las economías de otros países del euro. En este contexto, el presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker, acusó de "simplista" y "antieuropea" a Alemania por rechazar la propuesta de emitir eurobonos para atajar la crisis de la Eurozona, en una entrevista adelantada ayer por el semanario Die Zeit.

Juncker acusó así a la coalición de centro-derecha que lidera la canciller federal, Angela Merkel, de abordar el problema de los países altamente endeudados en la UE de una forma "antieuropea" y de pensar de una manera "un poco simple".

"Se ha descartado nuestra propuesta antes de haberla estudiado", aseguró el jefe del Eurogrupo en relación a su idea de lanzar en un futuro títulos de deuda comunes de la Eurozona para evitar nuevas coyunturas como la actual, donde países como España y Portugal deben pagar altos intereses para colocar sus bonos.

Juncker denunció que de esta forma Alemania está situando la cuestión fuera del debate político y convirtiendo los eurobonos en un "tema tabú" sin estudiarlo "con detalle".

Explicó asimismo que su propuesta no apuesta por "un tipo de interés único", algo que ha criticado el Gobierno alemán, sino que la iniciativa pretende "combinar" deuda nacional y comunitaria. "No obstante, la mayor parte de la deuda llevaría tipos de interés nacionales", agregó.

Otros líderes europeos como el ministro de Finanzas italiano, Giulio Tremonti, y el reciente congreso de los socialistas europeos se han mostrado a favor de esta medida.

La canciller alemana y su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, han criticado en repetidas ocasiones en las últimas semanas la propuesta lanzada en distintos foros de emitir eurobonos, alegando problemas económicos, de pérdida de competitividad y dificultades legales en el marco europeo.

En este sentido, el Gobierno alemán reiteró ayer su rechazo a que la Eurozona emita bonos comunes de deuda y subrayó los inconvenientes que supone para su país y el resto de países del euro, así como dificultades legales en el marco europeo. El portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, recordó en una rueda de prensa que Alemania "no es favorable" a esta propuesta, que varios líderes de la Unión Europea lanzaron por separado la semana pasada desde distintos foros.

Seibert indicó que la emisión de títulos de deuda comunes para la Eurozona forzaría a Alemania a pagar unos intereses más altos a los tenedores que los que tendría que abonar por colocar sus propios bonos, debido a la mayor consistencia financiera germana.

Asimismo, descartó los "complicados" sistemas de reparto del pago de intereses que conllevaría este tipo de títulos y tachó de "problemática" la volatilidad de los intereses de unos presuntos eurobonos. Además, agregó que la emisión de este tipo de bonos "no es legalmente posible" con el actual marco legislativo comunitario y que la implementación de esta propuesta obligaría a realizar "cambios" sustanciales en los tratados europeos.

También habló ayer Merkel, que señaló que "hay que trabajar con tranquilidad y orientados a la cumbre", a la vez que exigió exigió un debate constructivo sobre la crisis de la Eurozona.

Tirar del carro. En clave nacional, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, reconoció que a España y otros países que no están creciendo necesitarían que los miembros de la Eurozona que sí lo hacen, como Alemania, "tirasen más de la economía y generasen a su vez oportunidades de crecimiento" para todo el bloque europeo.

"Alemania es partidaria de imponer una ortodoxia monetaria y de exigir a todos los países procesos de consolidación fiscal muy duros y eso produce un proceso que se retroalimenta en muchos países porque la reducción de los presupuestos y la consolidación fiscal imponen presupuestos más bajos, y así estamos mordiéndonos la cola en muchos países de Europa", explicó.

  • 1