Cultura

Los festivales cierran carteles y traen un verano de compás

el 06 may 2010 / 20:12 h.

La crisis económica, que va a resultar que existe, afectará este verano a los festivales flamencos, aunque no tenemos constancia de que alguno vaya a desaparecer.

Ya hay carteles terminados, como los de Dos Hermanas, Marchena, Montellano, Moguer y muchos más. La falta de jurdó ha obligado a los organizadores a reducir el número de artistas una misma noche, con lo que hemos salido ganando porque ya no hay aquellos festivales maratonianos que acababan a las siete de la mañana. Incluso el de Mairena del Alcor viene durando menos horas, de ahí que esté mejorando su organización.

Un histórico como el de Moguer (Huelva) se celebrará este año con Poveda como primera figura y poco más. El cantaor catalán es ahora mismo el mejor reclamo para llenar los festivales, de ahí que esté siendo tan contratado.

Lo de llenar de buen cante a los aficionados es otra cuestión, aunque parece tener menos interés cada día; incluso en citas tan importantes como la Reunión de Cante Jondo de la Puebla de Cazalla, donde sueñan con llevar a Poveda cada año, al que ya han llevado alguna vez, y no camelan a Arcángel o a otros artistas del corte de estos nuevos fenómenos del cante.

Dicen que las crisis agudizan el ingenio, pero en los festivales se nota poco. Este año vuelven a coincidir un mismo día (31 de julio) el Gazpacho, el Festival de Montellano y la Fiesta de la Guitarra de Marchena, entre otros.

Ni la Federación de Peñas de Sevilla ni Diputación Provincial han sido todavía capaces de arreglar esto de que coincidan festivales tan importantes un mismo día. Suponemos que no es fácil.

Algo de positivo está teniendo la crisis: ante la falta de dinero, en los festivales están contando con los llamados cantaores de segunda fila, manera poco correcta de denominar a los artistas más modestos.

Dos Hermanas ha tirado este año de algunos para el Festival de Juan Talega como El Polaco y Manuela Cordero, dos estupendos artistas del cante. Manuela aún tiene que demostrar algunas cosas, pero El Polaco las ha demostrado ya todas y aún no ha entrado en los festivales más prestigiosos, siendo un estupendo artista con una enorme capacidad de comunicación.

El baile sigue en horas bajas en los festivales a pesar de que nos quedan unos artistas importantes, de la vieja escuela, como son Milagros Mengíbar, Manuela Carrasco, Pepa Montes, Manolete, El Güito, El Pipa, Javier Barón y otros muchos, sin olvidarnos de la nueva generación de la danza flamenca, con nombres como los de Rocío Molina, Farruquito, Isabel Bayón, El Grilo, Pepe Torres, Israel Galván, Pastora Galván y muchos más.

La que sigue abandonada es la guitarra de concierto, que nunca ha tenido representación en los festivales, salvo en casos muy concretos. Los guitarristas se siguen teniendo que ir al extranjero porque en la tierra de Montoya, el Niño Ricardo, Sabicas, Sanlúcar y Paco de Lucía la sonanta tiene poco sitio.

Con sus luces y sus sombras, los festivales están a la vuelta de la esquina y nos traerán un verano de mucho compás.

  • 1