sábado, 15 diciembre 2018
11:50
, última actualización

Los ‘fiordos sevillanos’

La marcha nórdica irrumpe con fuerza en la Sierra Norte gracias a su belleza paisajística. Cazalla de la Sierra ya cuenta con una escuela de esta disciplina

Escuela nordica sierra norte Es bien sabido que la Sierra Norte alberga, por lo general, la temperatura más baja de la provincia. De hecho, es frecuente que la nieve le haga una visita al menos una vez al año. Si a ello le añadimos un grupo de personas practicando la Nordic Walking, sin duda podemos decir que nos encontramos en los fiordos sevillanos. Y es que cada vez es más frecuente encontrarnos por nuestras sierras a personas que caminan en grupo ayudadas de bastones que bien podrían equipararse a los usados en el deporte del esquí. En un mundo tan globalizado como el de hoy en día, no era de extrañar que esta disciplina de esquí se internacionalizase y así es como llega a nuestro país en los primero años del nuevo siglo. Entrando por Barcelona se deslizó hasta la comunidad Valenciana y de ahí a toda la Costa del Sol, siendo un deporte altamente demandado por el turista extranjero. Ahora empieza a ramificarse por zonas de interior. Surge así la escuela de marcha nórdica de Cazalla de la Sierra, dirigida por Paco Conde. Según su director fue gracias a un plan de empresa de Turismo Activo por lo que conocieron esta curiosa? disciplina. Tras entrar en contacto con una escuela onubense decidieron poner en marcha este nuevo proyecto. Según Conde, «este deporte es practicado sobre todo en la costa por lo que en sierra somos pioneros». Aunque la marcha nórdica y la escuela sean jóvenes, «estamos en expansión. De mes a mes se van doblando las iniciativas. Cuando empezamos no había ningún club en Sevilla. En cuestión de meses ya hay varios de ellos». Aunque parece carecer de dificultad alguna, Conde asegura que la gente «acaba muy cansada. Y eso que los bastones no pesan más de cien gramos» y es que hay técnicas que pueden activar incluso el 90 por ciento de la musculatura. Además, este deporte mejora la flexibilidad, la agilidad y amplía la capacidad cardiaca. Por si fuera poco, la marcha nórdica cuenta aquí con un entorno ideal. Y ese, según Conde, es uno de los alicientes que han hecho que este deporte se extienda en la Sierra Norte. «Tenemos un parque natural con el que estamos encantados. Hay senderos, rutas verdes… Es un sitio excelente». De hecho, en primavera hay prevista una actividad del aula de la experiencia de la Universidad de Sevilla en Cazalla de la Sierra, amén de las actividades previstas en Guadalcanal y Constantina. En las próximas fechas, esta escuela tiene pensando llevar a cabo una carrera por la Sierra Norte, y es que no hay que olvidar que la marcha nórdica se abre a múltiples posibilidades. Bien puede ser una disciplina, un simple ejercicio físico, un deporte independiente, o como Conde prefiere llamarlo, «un estilo de vida». ~  

  • 1